Disfruta de un embarazo saludable

in english

Información general

La atención médica que recibes durante el embarazo se conoce como cuidados prenatales. Recibir cuidados prenatales puede ayudarte a tener un bebé sano. Además, reduce el riesgo de que el bebé nazca antes de tiempo.

Durante los cuidados prenatales, el doctor o la partera pueden detectar los problemas de salud que se presenten. La partera es una profesional de la salud que presta atención médica durante el embarazo y ayuda a la mujer durante el trabajo de parto y el parto.

Hazte chequeos prenatales con regularidad.
Pide una cita con el doctor o la partera en cuanto sepas que estás embarazada o creas que lo estás.

Vas a necesitar muchos chequeos con el doctor o la partera durante el embarazo. No faltes a ninguno, ya que todos son importantes. El tratamiento temprano puede curar muchos problemas y prevenir otros.

Para mantenerte sana y mantener sano al bebé, también es importante que hagas lo siguiente:

  • Hazte las pruebas médicas que el doctor o la partera recomienden.
  • No fumes ni tomes alcohol.
  • Come alimentos saludables y toma suficiente ácido fólico.
  • Mantente activa.
  • Toma medidas para evitar infecciones.

Más consejos sobre cómo tener un embarazo saludable:

Aprovecha al máximo cada consulta con el doctor o la partera.
Habla con el doctor o la partera sobre:

  • Tus antecedentes médicos, incluso las operaciones que has tenido y los medicamentos que tomas
  • Los antecedentes médicos de tu familia
  • Las preguntas que tengas sobre el embarazo, el trabajo de parto, el parto y la lactancia materna
  • Cómo conseguir ayuda para comprar alimentos, si la necesitas (pregunta sobre el programa WIC de asistencia para mujeres y niños)
  • Cualquier cosa que te moleste o te preocupe

Planifica el tipo de parto que quieres tener. El plan describe lo que quieres que suceda durante el trabajo de parto y después de que nazca el bebé, e incluye:

  • Dónde te gustaría tener al bebé (en un hospital, en un centro de maternidad o en tu casa)
  • Qué personas quieres que estén contigo antes, durante y después del parto (como familiares de tu confianza o amigos cercanos)
  • Cómo quieres controlar el dolor durante el parto
  • Quién quieres que te ayude a tomar decisiones médicas importantes durante el trabajo de parto
  • Cómo iniciar la lactancia materna en cuanto nazca el bebé

Si no te sientes bien, no dudes en llamar al doctor o a la partera. Averigua cuándo debes llamar al doctor o a la partera de inmediato.

Habla de los antecedentes médicos de tu familia.
Cuéntale al doctor o a la partera sobre tus antecedentes médicos personales y familiares. Así, ellos podrán decidir si necesitas otras pruebas, por ejemplo, pruebas genéticas. Averigua más sobre las pruebas genéticas.

Hazte pruebas médicas importantes. 
Durante el embarazo, el doctor o la partera te recomendarán que te hagas unas pruebas médicas que forman parte de los cuidados prenatales que toda mujer necesita. Algunas se deben hacer más de una vez.

Estas pruebas le dan al doctor o a la partera información importante acerca de ti y del bebé. En ellas se analizarán la sangre y la orina para investigar lo siguiente:

Si tienes menos de 25 años o tienes ciertos factores de riesgo, el doctor o la partera te pueden hacer pruebas para ver si tienes otras enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Hazte la prueba para detectar la diabetes.

  • Las mujeres embarazadas que corren un riesgo alto de sufrir diabetes tipo 2 deben hacerse la prueba en la primera consulta prenatal. Averigua qué riesgo corres de sufrir diabetes tipo 2.
  • Todas las mujeres embarazadas deben hacerse la prueba para la diabetes gestacional entre las semanas 24 y 28 del embarazo. La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que algunas mujeres sufren durante el embarazo.

¿Qué necesito saber sobre la diabetes gestacional?
La diabetes gestacional puede provocar problemas de salud a la madre y al bebé durante el embarazo y después de este. Es importante hacerse la prueba para que el doctor o la partera y tú puedan tomar medidas para proteger tu salud y la salud del bebé.

Corres más riesgo de tener diabetes gestacional si:

  • Tienes sobrepeso o eres obesa.
  • Hay antecedentes de diabetes en la familia.
  • Tienes más de 25 años de edad.
  • Eres hispana o latina, afroamericana, indígena americana, nativa de Alaska, asiática o de las islas del Pacífico.
  • Tuviste diabetes gestacional durante un embarazo anterior.
  • Tuviste un bebé que pesó más de 9 libras (unos 4 kilogramos) al nacer.

Puedes reducir el riesgo de sufrir diabetes gestacional si comes una alimentación saludable y te mantienes activa durante el embarazo.

¿Qué puedo hacer sobre los costos?
Gracias a la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (Affordable Care Act, en inglés), la ley de reforma del sistema de salud que se aprobó en 2010, los planes de seguro médico deben cubrir las pruebas prenatales corrientes. Según el plan de seguro médico que tengas, quizás puedas hacerte las pruebas sin tener que pagar nada. Consulta con tu aseguradora para ver qué cubre tu plan.

Para recibir más información sobre otros servicios que cubre la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, visita CuidadoDeSalud.gov.

También puedes obtener ayuda de tu estado para pagar los gastos médicos durante el embarazo. Hay programas que ofrecen atención médica, información, consejos y otros servicios importantes para tener un embarazo saludable. Para averiguar sobre estos programas en tu estado:

  • Llama al 1-800-311-2229.
  • Para pedir información en español, llama al 1-866-783-2645.

Toma acción

Hay muchas cosas que puedes hacer en este momento para tener un embarazo saludable y un bebé sano.

Recibe cuidados prenatales con regularidad.
Debes ir a chequeos prenatales por lo menos cada mes durante los primeros 7 meses y con más frecuencia durante los últimos dos meses del embarazo.

Hazte poner las vacunas importantes.
Se recomienda que todas las mujeres embarazadas reciban la vacuna contra la tos ferina (tos convulsiva) y la vacuna contra la gripe. Pregúntale al doctor o a la partera qué otras vacunas necesitas para protegerte y proteger al bebé. Lee más información sobre vacunas importantes.

Toma las riendas del cuidado de tu salud.
No te avergüences de hacerle preguntas al doctor durante la consulta. Si participas más en los cuidados médicos que recibes, estás ayudando a que tu familia y tú reciban una buena atención. Averigua cómo tomar las riendas del cuidado de tu salud.

Lleva un registro de los movimientos del bebé.
Aproximadamente después de la semana 28 del embarazo, probablemente comiences a sentir que el bebé se mueve. Lleva un registro de qué tan seguido lo hace. Si crees que se está moviendo menos de lo normal, llama al doctor o a la partera.

No fumes ni tomes alcohol.
Una de las mejores formas de proteger tu salud y la salud del bebé es dejar de fumar y no tomar bebidas alcohólicas desde antes de quedar embarazada o lo más pronto posible durante el embarazo.

Durante el embarazo no puedes consumir sin riesgo ninguna cantidad de alcohol o tabaco. Ambos pueden hacerle daño al bebé. Pregúntale al doctor o a la partera acerca de formas de dejar estos hábitos.

El tabaquismo pasivo (el humo de otras personas que fuman) también puede poner en peligro tu salud y la del bebé. Mantente alejada del humo de cigarrillo.

Puedes encontrar más información en:

Come alimentos saludables.
Comer alimentos saludables durante el embarazo te ayuda a subir de peso adecuadamente, a sentirte bien y a tener un bebé sano. 

Sube de peso de una manera saludable. 
Subir de peso hasta cierto punto durante el embarazo es importante para tu salud y la del bebé. Con este recurso en Internet verás cuánto puedes subir de peso durante el embarazo de manera saludable (en inglés).

No olvides que el embarazo no es un buen momento para bajar de peso. Incluso si tienes sobrepeso, tendrás que subir un poco más para que el bebé crezca bien. Pregúntale al doctor o la partera cuánto peso debes subir para tener un embarazo saludable.

Mantente activa.
Mantenerte activa durante el embarazo te puede ayudar a sentirte más cómoda. Intenta hacer dos horas y media de actividad aeróbica moderada a la semana, como caminar a paso rápido, bailar o nadar. Haz por lo menos 10 minutos seguidos de actividad aeróbica.

Toma medidas para evitar infecciones.
Para evitar infecciones y mantener al bebé seguro, es importante que:

Pide ayuda si la necesitas.
A veces el embarazo puede causarte estrés o hacer que te sientas cansada. Si tienes apoyo adicional de tus seres queridos, puede ser más fácil que tengas un embarazo más cómodo. Tus familiares y amigos pueden:

  • Darte apoyo emocional para que no te sientas tan estresada
  • Ir contigo a las consultas con el doctor o la partera
  • Ir contigo a las clases sobre lactancia materna
  • Limpiar la caja de arena del gato (si tienes uno)
  • Ayudarte a alistarte para la llegada del bebé poniendo los muebles necesarios en su lugar

Piensa en lo que necesitas y no tengas miedo de pedir ayuda. 

Planea de antemano las primeras semanas con tu bebé recién nacido.

¿Aún no estás embarazada? Planea tu embarazo de antemano.

Pide una cita con el doctor o la partera.

Última revisión del contenido: 25 de febrero de 2016 Revisión de contenido

Comienza hoy con estos pequeños pasos

¿Para quién es la información que estás buscando hoy?

myhealthfinder