Amamanta a tu bebé (dale el pecho)

in english

Información general

La lactancia materna es muy saludable para ti y para el bebé. Haz lo posible por amamantarlo al menos durante los primeros 12 meses. Durante los primeros 6 meses, la leche materna es el único alimento o líquido que él necesita. 

Darle el pecho al bebé es algo natural, pero no siempre se da fácilmente. El bebé y tú pueden necesitar práctica. Casi todas las madres necesitan un poco de ayuda, especialmente al comienzo. Sin embargo, no te preocupes; la lactancia materna se hace más fácil con el tiempo.

¿Cómo puedo aprender a amamantar a mi bebé?
Prepárate así para amamantarlo:

  • Dile al doctor o a la partera que quieres amamantar al bebé.
  • Ten listo un plan para cuando él haya nacido.
  • En cuanto nazca el bebé, mantenlo cerca de ti.
  • Dale el pecho cada vez que quiera comer.
  • Pide ayuda si tienes dificultades con la lactancia materna.

Aquí encontrarás respuestas a algunas preguntas sobre la lactancia materna. 

¿Mi bebé recién nacido necesita algún otro alimento?
No. Hasta que tu bebé cumpla 6 meses, solo necesita leche materna. De hecho, darle cereal de arroz, papilla, puré o leche artificial en los primeros 6 meses de vida le impide recibir los nutrientes que requiere de la leche materna.

Estas pautas te servirán para asegurarte de que el bebé reciba la nutrición que necesita.

Desde el nacimiento hasta los 6 meses:

  • Dale solo leche materna (nada de agua, jugo, leche de ningún otro origen ni alimentos).
  • Dale las vitaminas, minerales o medicamentos que el doctor te diga que le debes dar.

De los 6 a los 12 meses:

  • Sigue amamantándolo.
  • Comienza a darle los alimentos para bebé que el doctor recomiende.

De los 12 meses en adelante:

  • Continúa dándole alimentos nuevos que el doctor recomiende.
  • Sigue amamantándolo hasta que tú o él decidan parar.

¿Cuáles son los beneficios de amamantar?
La lactancia materna les permite al bebé y a ti pasar tiempo juntos, conocerse mejor y establecer un vínculo sólido. Es buena para tu salud y para la salud del bebé.

Beneficios que recibe el bebé
La leche materna tiene estas ventajas:

  • Contiene la cantidad precisa de proteínas, grasas, azúcar y agua que el bebé necesita para crecer.
  • Protege al bebé de infecciones y enfermedades.
  • Es más fácil de digerir que la leche artificial.

Beneficios que recibe la madre
La lactancia materna proporciona estos beneficios:

  • Puede ahorrarle a tu familia miles de dólares.
  • Quema calorías y puede ayudarte a bajar parte del peso que subiste durante el embarazo.
  • Puede reducir el riesgo de sufrir diabetes, depresión y algunos tipos de cáncer de seno y de ovarios.

Si te preocupa la lactancia materna, no estás sola.
Es normal tener dudas acerca de la lactancia materna. La información que te damos aquí responderá a algunas de tus preguntas.

¿Es cierto que la leche materna es todo lo que mi bebé necesita?
Sí. La leche que tu cuerpo produce contiene el equilibrio preciso de calorías y nutrientes. Darle al bebé leche artificial u otros alimentos puede hacerle subir de peso con demasiada rapidez, lo cual puede causar problemas de salud más adelante.

¿Mi cuerpo producirá suficiente leche para el bebé?
Sí. Cada vez que amamantes al bebé, tu cuerpo recibirá la señal de producir más leche. Cuando el bebé recibe cereal o leche artificial en vez de leche materna, el cuerpo de la madre no recibe esa señal y comienza a producir menos leche.

¿El bebé podrá dormir toda la noche si no le doy otros alimentos?
A muchas mamás les preocupa que su bebé no se llene lo suficiente para dormir toda la noche si se alimenta solo de leche materna. Lo cierto es que los bebés menores de 6 meses no deben dormir toda la noche, ya que esto eleva el riesgo de sufrir el síndrome de muerte súbita del lactante.

Si le das solamente leche materna al bebé durante los primeros 6 meses, su riesgo de sufrir el síndrome de muerte súbita del lactante disminuirá. Lee más sobre cómo proteger a tu bebé cuando duerme.

Si amamanto al bebé, ¿seré la única persona que pueda darle de comer?
Muchas mamás creen que no podrán descansar si no le piden a otra persona que le dé de comer al bebé. Sin embargo, puedes extraerte la leche con una bomba especial y conservarla para que el bebé pueda comer cuando no estés con él.

Además, puedes usar un rebozo u otro sistema para cargar al bebé pegado a tu cuerpo para que se te facilite salir de casa. Con la práctica, es posible que puedas darle el pecho directamente en el cargador, sin que nadie lo note.

También es importante que sepas que los bebés que han recibido lactancia materna son, por lo general, más sanos que los que no la han recibido. Eso podría significar que tendrías que pasar menos tiempo en casa con un bebé enfermo.

Toma acción

A continuación encontrarás consejos y recursos para que tengas una lactancia materna exitosa.

Dile al doctor o a la partera que quieres amamantar al bebé.
Durante el embarazo, avísale al doctor o a la partera que piensas amamantar al bebé. Pregunta con qué tipo de ayuda puedes contar para aprender a hacerlo.

Si tienes alguna enfermedad o tomas medicamentos, pregunta si puedes amamantar. En la mayoría de los casos, tener una enfermedad o tomar medicamentos no le impide a la madre amamantar.

Pídele ayuda a una especialista en lactancia materna.
Muchos centros de salud, clínicas y hospitales tienen personas expertas en lactancia materna que pueden responder a todas tus preguntas y ayudarte a empezar a darle el pecho al bebé. El doctor o la partera te pueden remitir a una de estas expertas, a quienes se conoce como asesoras, consultoras o especialistas en lactancia materna.

Pídele ayuda a otra mamá.
Las madres asesoras en lactancia materna son mujeres que amamantaron a su bebé y asistieron a clases para aprender a ayudar a otras a iniciar la lactancia. Pregúntale al doctor o a la partera cómo hallar una madre asesora en lactancia materna cerca de donde vives.

Después de que comiences a amamantar es normal que tengas muchas preguntas. Habla con el doctor, la enfermera o la especialista en lactancia materna todas las veces que sea necesario.

¿Qué puedo hacer sobre los costos?
Parte de la ayuda para amamantar está cubierta por la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (Affordable Care Act, en inglés), la ley de reforma del sistema de salud que se aprobó en 2010. Esta ayuda abarca asesoramiento y acceso a suministros para la lactancia para las mujeres embarazadas o que estén amamantando.

Según el plan de seguro médico que tengas, quizá puedas recibir ayuda para amamantar sin tener que pagar nada. Habla con tu seguro médico para averiguar qué cubre tu plan.

Si deseas recibir más información sobre otros servicios que cubre la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, visita CuidadoDeSalud.gov. Para recibir información en inglés, visita HealthCare.gov

Infórmate acerca del programa WIC para madres y niños. 
WIC es un programa gubernamental gratuito que puede ayudarte a conseguir alimentos saludables para el bebé y para ti. Pídele al doctor o a la partera que te ayude a inscribirte en él. Haz clic aquí para obtener más información sobre el programa WIC.

Ten listo un plan para cuando haya nacido el bebé.
Puedes proporcionarle leche materna al bebé incluso cuando no estás con él. La especialista en lactancia materna te puede enseñar a extraerte la leche y a conservarla para que el bebé la reciba cuando estés lejos de él.

Si planeas volver a trabajar después del embarazo, habla por anticipado con tu supervisor para ver dónde puedes sacarte la leche y dónde puedes almacenarla en el trabajo. La mayoría de los empleadores están obligados por ley a darte el tiempo y el lugar necesarios para que te puedas sacar la leche para el bebé.

Recibe más información sobre:

En cuanto nazca el bebé, mantenlo cerca de ti.
Dile al doctor, a la partera o a la enfermera que quieres tener contacto de piel a piel con tu bebé inmediatamente después de que nazca y que quieres darle el pecho dentro de la primera hora de nacido. Así, tanto él como tú iniciarán bien la lactancia materna.

Al principio, la leche será amarilla. Esta leche se llama calostro y es muy buena para el bebé. La leche corriente comenzará a salir después de un par de días y sentirás los pechos llenos.

Dale el pecho cada vez que quiera comer.
Los recién nacidos necesitan amamantar frecuentemente (más o menos cada 2 horas) y es completamente normal si el tuyo amamanta con más frecuencia. Darle el pecho con regularidad es importante para ti también, porque le indica a tu cuerpo que debe producir suficiente leche.

Pon atención para ver si el bebé da señales de que tiene hambre, por ejemplo:

  • Mueve la cabeza de lado a lado (esto se llama "reflejo de búsqueda" o rooting reflex, en inglés)
  • Está más activo
  • Está molesto

Información sencilla para aprender a amamantar.

Pide ayuda si tienes dificultades con la lactancia materna.
La lactancia materna es algo nuevo tanto para ti como para el bebé y toma tiempo y práctica. No olvides que la mayoría de las mujeres pueden superar las dificultades que tienen al principio con la lactancia materna.

Darle pecho al bebé no debe doler.
Es posible que al principio la lactancia materna sea un poquito incómoda, pero no es normal que sea dolorosa. Si te duele cuando le das pecho al bebé, eso podría indicar que él no está recibiendo toda la leche que necesita.

Habla con el doctor, la enfermera o la especialista en lactancia materna si sientes dolor o tienes algún otro problema. Pide ayuda para que el bebé y tú saquen el mayor provecho de la lactancia materna.

Dale vitamina D al bebé.
Los bebés necesitan vitamina D para tener huesos sanos. Incluso si tú tomas vitamina D adicional, la leche materna no le dará al bebé suficiente vitamina D. Habla con el doctor o la enfermera sobre cómo puedes asegurarte de que tu bebé esté recibiendo suficiente vitamina D.

Última revisión del contenido: 31 de marzo de 2015 Revisión de contenido

Comienza hoy con estos pequeños pasos

¿Para quién es la información que estás buscando hoy?

myhealthfinder