¿Cómo puedo evitar que mi hijo se lastime?

in english

Información general

Los niños corren mucho riesgo de lastimarse o lesionarse. Tú puedes prevenir que tu hijo se lastime al tomar algunas medidas con anticipación.

Las principales causas de lesiones y muerte en los niños comprenden:

  • Accidentes de auto
  • Ahogamiento
  • Envenenamiento accidental
  • Incendios
  • Caídas
  • Asfixia

Lo bueno es que puedes prevenir lesiones por este tipo de situaciones con unas medidas simples de seguridad

Invertir unos minutos ahora podría salvar la vida de tu hijo.
Estos pasos sencillos pueden prevenir las lesiones dentro y fuera del hogar:

  • Asegúrate de que el asiento y el cinturón de seguridad de tu hijo sean adecuados para su edad y tamaño cada vez que vayan en el auto.
  • Enséñale a tu hijo a nadar y vigílalo bien cuando esté en el agua o cerca de ella.
  • Mantén los medicamentos, las vitaminas y los productos de limpieza en lugares donde tus hijos no los vean ni los puedan alcanzar.
  • Usa detectores de humo. Haz y practica un plan de escape de tu hogar en caso de incendio.
  • Asegúrate de que tu hijo use el equipo de seguridad adecuado (como casco, rodilleras o coderas) cuando haga algún deporte u otro tipo de actividad física.
  • Asegúrate de que tu bebé tenga un lugar seguro para dormir (en inglés) y no pongas objetos blandos en la cuna. Acuesta siempre boca arriba al bebé. 
     

Toma acción

Sigue estos pasos para proteger a tu hijo de lesiones.

Protege a tu hijo en el auto.
Abróchale siempre el cinturón de seguridad.

  • Elige un asiento de seguridad que sea adecuado para el tamaño y la edad de tu hijo y para el auto donde pondrás el asiento.
  • Haz inspeccionar el asiento de seguridad (en inglés) de tu hijo por un técnico en seguridad infantil. Esta persona te mostrará cómo instalarlo y usarlo correctamente. 
  • Asegúrate de que los niños menores de 12 años viajen en el asiento trasero y se abrochen el cinturón de seguridad.

Da buen ejemplo.

  • Abróchate siempre el cinturón de seguridad cuando conduzcas o viajes en auto.
  • Nunca conduzcas después de haber consumido alcohol o drogas.

Más información:

Protege a tus hijos dentro y cerca del agua.

  • Nunca dejes a tus hijos pequeños solos en la bañera, ni siquiera por un segundo. Si tienes que contestar el teléfono o el timbre de la puerta, llévalos contigo.
  • Enséñales a tus niños a flotar. En cuanto tengan edad suficiente, inscríbelos en clases de natación. Esto puede suceder desde que cumplan un año.
  • Si hay piscina donde vives, asegúrate de que haya una cerca o valla que la rodee por los cuatro lados. La cerca debe separar la piscina de la casa y del patio.
  • Vigila de cerca a tus hijos cuando estén en la piscina o en la playa. Sigue estos consejos para aprender las medidas de seguridad al nadar.
  •  Asegúrate de que tus hijos usen chaleco salvavidas cuando estén en un bote o lancha. Usa chalecos salvavidas de la talla adecuada que hayan sido aprobados por la Guardia Costera de los Estados Unidos. Mira cómo elegir el chaleco salvavidas correcto (en inglés).

Obtén más consejos sobre cómo evitar que tus hijos se ahoguen (en inglés).

Mantén los medicamentos y productos de limpieza fuera del alcance de los niños.

  • Mantén los medicamentos, las vitaminas, los productos de limpieza y otras sustancias tóxicas (como las baterías y el repelente de insectos) en lugares donde los niños no los vean ni los puedan alcanzar.
  • Después de tomar un medicamento, asegúrate de volver a cerrar la tapa de seguridad.
  • Guarda enseguida los productos de limpieza después de cada uso.
  • Coloca el número del centro de control de envenenamiento (1-800-222-1222) cerca de cada teléfono de tu casa (o en la memoria del teléfono) y guárdalo en tu teléfono celular. Se puede llamar a este número las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Más consejos sobre cómo proteger a tus hijos de envenenamientos accidentales.

Pon detectores de humo en cada piso de la casa.
Si es posible, usa detectores de humo de larga vida. Estos detectores usan pilas de litio y duran más que los detectores de humo corrientes. También tienen un botón para silenciarlos rápidamente en caso de falsa alarma.

Si usas detectores de humo corrientes, cámbiales la pila cada año. Para que no te olvides de hacerlo, se recomienda cambiar las pilas de los detectores de humo en el otoño, el mismo día en que se cambia la hora de los relojes.

Aquí te damos otros consejos sobre los detectores de humo:

  • Ensaya los detectores de humo una vez al mes. Para hacerlo, presiona el botón de prueba.
  • Pon detectores de humo en cada piso de la casa y cerca de los lugares donde duermen las personas.
  • No te olvides de poner un detector de humo en el sótano.
  • Cambia el detector de humo por uno nuevo si el que tienes ya no funciona cuando lo ensayas o si tiene más de 10 años.
  • Límpiales el polvo a los detectores de humo con un trapito o con la aspiradora cada vez que les cambies las pilas.
  • Nunca apagues los detectores de humo. Si se activan cuando estás cocinando, abre una ventana o abanica el detector con una toalla para despejar el aire.

Más información sobre los detectores de humo.

Haz un plan de escape de tu hogar en caso de incendio.
Utiliza un plan de escape para salir rápidamente de tu casa en caso de emergencia. Asegúrate de que tu plan incluya un lugar seguro lejos de casa donde todos se puedan reunir. Practica el plan de escape con tus hijos.

Más consejos sobre cómo estar preparado en caso de emergencia.

Toma medidas para que tu hijo juegue sin peligro.
Asegúrate de que use casco cuando haga deportes activos, como montar en bicicleta o en patineta. Los cascos y otros equipos de seguridad protegen la cabeza, la cara, las muñecas y las rodillas.

Vigila a tus hijos cuando jueguen en el parque. Comprueba si hay superficies blandas de  mantillo (mulch), arena o goma debajo de los columpios, toboganes y demás juegos para treparse. El pasto o la tierra no son suficientes para evitar lesiones debido a caídas.

Consulta esta información para verificar que las zonas de recreo para niños sean seguras [PDF, 1.41 MB].

Lee más consejos para proteger a tus hijos contra:

Asegúrate de que tu bebé tenga un lugar seguro para dormir.
La asfixia se presenta cuando una persona no puede respirar. Los bebés corren más riesgo de asfixiarse cuando están dormidos. Para que tu bebé esté fuera de peligro durante el sueño, haz lo siguiente:

  • Acuéstalo siempre boca arriba, incluso cuando duerma la siesta.
  • No lo acuestes en una cama de adulto, un sofá ni una silla.
  • No pongas en la cuna objetos blandos, como almohadas o mantas sueltas.
  • Comparte la alcoba con el bebé, pero no la cama.
  • Cómo proteger al bebé cuando duerme (en inglés).

Última revisión del contenido: 05 de enero de 2015 Revisión de contenido

Comienza hoy con estos pequeños pasos

  • Averigua si la piscina pública local ofrece clases de natación.
  • Haz inspeccionar al asiento de seguridad de tu hijo.
  • Llama al 1-800-222-1222 y pide que te manden una calcomanía ("sticker") e imán de "Poison Help" (ayuda para casos de envenenamiento).

¿Para quién es la información que estás buscando hoy?

myhealthfinder