Protege a tu familia de la intoxicación por alimentos

in english

Información general

La intoxicación por alimentos (enfermedad alimentaria) se presenta cuando te enfermas por comer o tomar algo que contiene microbios nocivos (como bacterias, virus o parásitos). Dos causas comunes de intoxicación por alimentos son las bacterias llamadas E. coli y Salmonella.

Los buenos hábitos, como los que indicamos a continuación, pueden protegerte y proteger a tu familia de la intoxicación por alimentos:

  • Compra los alimentos en tiendas que se vean limpias y huelan a limpio.
  • No compres alimentos si ya pasó su fecha de caducidad.
  • Lávate las manos a menudo con agua tibia y jabón, sobre todo antes y después de tocar los alimentos.
  • Cocina los alimentos a una temperatura segura para que queden bien cocinados.
  • Mantén la carne, el pescado y los mariscos crudos lejos de los alimentos cocinados y listos para comer.
  • Mantén fríos los alimentos fríos, y calientes los alimentos calientes.

¿Qué causa la intoxicación por alimentos?
Puedes sufrir una intoxicación por alimentos si comes alimentos contaminados. La causa más común de la intoxicación por alimentos son las bacterias. Las bacterias pueden entrar en la comida de varias maneras:

  • Los alimentos pueden tener bacterias cuando los compras.
  • Los alimentos crudos (como la carne, el pollo, el pavo, el pescado, las verduras y las frutas) pueden haberse contaminado con bacterias en el lugar donde se criaron, se cultivaron o se empacaron.
  • Los alimentos también pueden contaminarse con bacterias en la tienda o en la cocina. Esto suele ocurrir cuando los alimentos que necesitan mantenerse fríos se dejan a temperatura ambiente por más de 2 horas.

¿Cómo sé si tengo intoxicación por alimentos?
Entre los signos de la intoxicación por alimentos se cuentan:

  • Cólicos estomacales
  • Vómito
  • Diarrea (heces frecuentes y acuosas)
  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Dolor en el cuerpo

Los signos de la intoxicación por alimentos pueden comenzar horas o incluso días después de haber comido el alimento contaminado. Por lo general, los efectos duran solo uno o dos días, pero en algunos casos pueden prolongarse hasta dos semanas.

El tratamiento en la mayoría de los casos de intoxicación por alimentos es tomar muchos líquidos, por ejemplo, agua. En casos más graves, es posible que se requiera tratamiento en un hospital.

¿Cuándo debo llamar al doctor?
Llama al doctor de inmediato si:

  • Llevas más de dos días vomitando varias veces al día.
  • Tienes sangre en el vómito o las heces.
  • Tienes fiebre de más de 38.6 °C (101.5 °F).
  • No has podido tomar líquidos durante 24 horas.
  • Vomitas todo el líquido que has tratado de tomar durante las últimas 24 horas.
  • Tienes muchos cólicos o dolor de estómago.
  • Te sientes muy débil, mareado o aturdido.

¿Quién debe preocuparse sobre la intoxicación por alimentos?
Cualquier persona se puede enfermar si come comida contaminada. Sin embargo, la intoxicación por alimentos es un riesgo de salud grave para ciertos grupos de personas.

Lee consejos sobre la seguridad de los alimentos especialmente para:

Toma acción

Toma estas medidas sencillas para proteger a tu familia de la intoxicación por alimentos.

Piensa bien a la hora de hacer las compras.
Haz tus compras en tiendas que se vean limpias y huelan a limpio. Una tienda sucia o con mal olor puede ser una señal de que los alimentos no se conservan adecuadamente.

Sigue estos consejos de seguridad adicionales cuando elijas alimentos en la tienda:

  • Comprueba la fecha de caducidad (“consumir antes de” o “vender antes de”; en inglés “use by” o “sell by”) en todo lo que compres.
  • No compres latas que tengan fugas o que estén abultadas, oxidadas o abolladas.
  • No compres botellas ni frascos que tengan las tapas de seguridad abombadas o los sellos rotos.
  • Compra huevos que se encuentren en la sección de refrigeración de la tienda. Asegúrate de que no estén quebrados ni goteando.
  • Pon las carnes, el pollo, el pavo, el pescado y los huevos en bolsas de plástico o sepáralos de otros alimentos en el carrito o la canasta. Así evitarás que contaminen otros alimentos.
  • Escoge los alimentos congelados al final de la compra para que haya menos probabilidades de que se descongelen antes de que llegues a casa.
  • Asegúrate de que los paquetes de alimentos congelados no estén abiertos ni aplastados. Evita los paquetes que tengan escarcha o cristales de hielo, ya que esto indica que el alimento se ha descongelado y vuelto a congelar.

Planea con anticipación para llegar a casa con los alimentos antes de que se echen a perder.
Los alimentos que necesitan refrigeración deben ponerse en el refrigerador o congelador cuanto antes. Sigue estos consejos:

  • Los alimentos fríos deben refrigerarse en un plazo de dos horas. Si es un día de mucho calor (de más de 32.2 °C o 90 °F), es necesario refrigerarlos en un plazo de una hora.
  • Si tienes otros mandados o encargos que hacer, haz las compras del mercado al final.
  • Si vives lejos de la tienda, lleva una nevera portátil con hielo para poner los productos que necesitan refrigeración.
  • Si hace mucho calor y tienes aire acondicionado en el auto, pon los alimentos en el asiento del pasajero en vez de ponerlos en el baúl. Así se mantendrán fríos.
  • Coloca los alimentos fríos en el refrigerador o congelador en cuanto llegues a casa.

Protégete de la intoxicación por alimentos en casa.
Después de haber guardado la comida en la casa, sigue estos consejos para que la cocina sea un lugar seguro:

Mantén las manos, la cocina y los alimentos limpios.
Lávate las manos con agua tibia y jabón a menudo, especialmente:

  • Antes y después de tocar los alimentos
  • Después de ir al baño
  • Después de cambiar un pañal
  • Después de tocar a las mascotas

Lava todas las frutas y verduras con agua de la llave, incluso si piensas cortarlas o pelarlas.

Asegúrate de lavar las tablas de cortar, los platos, los cubiertos (como cuchillos y cucharas) y las encimeras o mostradores de la cocina con agua jabonosa caliente después de preparar cada alimento.

Separa las carnes, el pollo, el pavo, los pescados y los mariscos crudos de las comidas que vienen ya preparadas o listas para comer.
Usa una tabla para cortar las carnes, el pollo, el pavo, el pescado y los mariscos crudos y otra tabla diferente para cortar las verduras y las frutas frescas. Si solo tienes una tabla de cortar, lávala con agua jabonosa caliente después de preparar cada tipo de comida.

Pon la comida en un plato limpio. No uses platos que hayan tenido alimentos crudos o sin cocinar, sobre todo carne, pollo, pavo, pescados o mariscos.

Asegúrate de que la comida esté bien cocinada.
Con solo mirarlos, no es posible saber si la carne, el pollo, el pavo o los huevos están bien cocidos.

La única manera de saber si los alimentos han sido cocidos a la temperatura adecuada es usar un termómetro de cocina. El termómetro de cocina verifica la temperatura dentro del alimento. Así sabrás si está bien cocinado y se puede consumir sin peligro.

Mantén fríos los alimentos que necesitan refrigeración.
Refrigera o congela todos los alimentos que puedan echarse a perder si se dejan a temperatura ambiente (como la carne, el pollo, el pavo, el pescado, los mariscos, los huevos y los frascos de mayonesa abiertos).

  • Comprueba la temperatura del refrigerador y el congelador. Ajústalas así:
    • Refrigerador: 4.4 °C (40 °F) o menos
    • Congelador: –17.7 °C (0 °F) o menos
  • Mantén un termómetro en el refrigerador y el congelador para comprobar que permanezcan a la temperatura correcta.
  • Desecha todo alimento que se haya quedado a temperatura ambiente más de 2 horas. Si es un día caluroso de más de 32 °C (90 °F), desecha los alimentos que se hayan quedado fuera del refrigerador más de una hora.

Los productos que necesitan refrigeración (lácteos, pollo, pavo, pescado, frutas y verduras) deben usarse antes de que se echen a perder y no se puedan consumir. Averigua cuánto tiempo se pueden conservar los alimentos en el refrigerador o el congelador.

Cuídate de la intoxicación por alimentos cuando salgas a comer fuera de casa.
Estos consejos te permitirán disfrutar de comidas saludables y seguras cuando estés fuera de casa:

  • Fíjate si el restaurante se ve limpio antes de sentarte a la mesa. Si no se ve limpio y huele a limpio, come en otro lugar.
  • Pide la comida bien cocida, sobre todo la carne, el pollo, el pavo, el pescado y los huevos. La cocción destruye los microbios.
  • Las comidas calientes deben servirse calientes y las comidas frías deben servirse frías. Devuelve el plato si te lo traen a la temperatura equivocada.

Última revisión del contenido: 01 de enero de 2014 Revisión de contenido

Padre e hija mira en un mercado

Comienza hoy con estos pequeños pasos

¿Para quién es la información que estás buscando hoy?

myhealthfinder