Quick Tips Quick Tips


Cómo mantenerte activo si tienes una discapacidad

  • Fortalecer el corazón
  • Fortalecer los músculos y los huesos
  • Mejorar la coordinación
  • Aliviar el estrés, mejorar tu estado de ánimo y sentirte mejor sobre ti mismo

Antes de comenzar…

  • Pregúntale a tu doctor qué tipos de actividades son las mejores para ti y cuánto tiempo debes hacerlas. Si estás tomando medicamentos, asegúrate de saber cómo afectarán tu actividad física.
  • También es una buena idea hablar con un entrenador físico profesional. Encuentra un gimnasio cercano que te sea cómodo y accesible. Pregunta si tienen experiencia trabajando con personas con discapacidades similares a las tuyas.

Trata de hacer 2 horas y 30 minutos semanales de actividad aeróbica moderada.

  • Esto incluye caminar rápido o empujarte en una silla de ruedas, nadar, recoger hojas en el jardín, u otras actividades que hagan que el corazón lata más rápido.
  • Comienza lentamente. Haz actividad física durante períodos de por lo menos 10 minutos a la vez.

Haz actividades de fortalecimiento 2 días a la semana.

  • Esto incluye abdominales, flexiones de pecho o levantamiento de pesas.
  • Trata de trabajar los músculos que utilizas con menos frecuencia debido a tu discapacidad.

Busca apoyo y sé constante.

  • Lleva a un amigo, especialmente si vas a probar una actividad nueva.
  • Si no cumples con tu meta de cuánto ejercicio harás, no te des por vencido. Comienza de nuevo al día siguiente.
  • Haz ejercicios de acuerdo a tu capacidad. Recuerda que cualquier actividad física es mejor que ninguna.

Para obtener más información sobre la actividad física y las discapacidades, visita: