U.S. Department of Health and Human Services

La historia de Carla

Una mujer con camiseta amarilla sonríe

Desde niña, nunca me gustó la leche. Pero sé que no puedo obtener todo el calcio que necesito sólo comiendo queso, ya que eso afectaría mi peso y  mi nivel de colesterol. Pero ahora que tengo más de 50 años, me preocupo por la salud de mis huesos.

¿Mis huesos son lo suficientemente fuertes para que yo pueda seguir una vida activa conforme voy envejeciendo? Pensé en eso durante días, semanas y meses, hasta que por fin hice la cita con mi doctor. Él me recomendó que me hiciera la prueba para medir la fuerza de los huesos, que también se llama la prueba de la densidad de ósea. Él me explicó que al hacerme esta prueba, podría saber si corro riesgo de tener osteoporosis.

Los resultados de mi prueba mostraron que mis huesos están poco débiles, lo cual me pone en mayor riesgo de desarrollar la osteoporosis. Para fortalecer mis huesos, mi doctor me recomendó comer más alimentos ricos en calcio y vitamina D, como el yogur, las almendras, el brócoli, y el cereal enriquecido. También me recomendó hacer más ejercicios para fortalecer los músculos. Ahora disfruto de todas mis actividades, sabiendo que estoy haciendo todo lo que puedo para mantener mis huesos fuertes.