U.S. Department of Health and Human Services

La historia de Sara

Una mujer con camiseta azul y aretes largos sonríe mientras mira al horizonte

Hace 2 años, mi doctora me dijo: “¡Felicidades, Sara! Todo tu esfuerzo ha valido la pena. Ya estás en un peso saludable”. No te puedes imaginar lo feliz que me sentí al escuchar estas palabras. Yo antes pensaba que era difícil perder peso, pero hice unos cambios pequeños para llevar una vida más saludable.

Lo primero que hice fue tratar de comer más saludablemente. En lugar de comer alimentos fritos, los cocino a la parrilla o al horno. También, ahora le doy sabor a mis comidas poniéndoles más hierbas y especias y evito usar los condimentos como la mayonesa y la crema. ¡Me he puesto la meta de añadir un vegetal nuevo en mis recetas cada semana o una especia que nunca había usado!

Además, ahora caminar es mi ejercicio preferido. Antes yo manejaba una milla al colegio de mis hijos, pero hoy en día nos vamos caminando al colegio, y también regresamos caminando. Así nos mantenemos activos mientras pasamos tiempo juntos. ¡Eso nos beneficia a todos!

Estos pasos pequeños me ayudan a sentirme mucho mejor. Hasta mi familia nota una gran diferencia en mí. Tengo más energía y puedo hacer muchas actividades divertidas con mis hijos.