U.S. Department of Health and Human Services

La historia de Stephanie

Un hombre y una mujer desayunan cereal con fruta

De niña yo nunca me preocupaba de nada, y de adolescente me preocupaba de qué iba a ser de adulta. Ahora que soy adulta, me preocupo de cómo me puedo mantener sana para disfrutar el resto de mi vida.

Es increíble ver cómo pasan los años y cómo mi manera de pensar cambió a través de los años. Muchos jóvenes piensan que no les puede pasar nada malo, pero ahora me doy cuenta que eso no es cierto. Hay muchas enfermedades y trastornos que le pueden dar a uno si no se cuida como debe.

Para mantenerme en buena salud, tomo varios pasos pequeños todos los días. Trato de comer saludablemente, hago actividad física casi todos los días, y trato de dormir 8 horas todas las noches. 

Estas cosas pueden parecer obvias, pero muchas personas no las hacen, aun cuando saben que eso podría dañar su salud. También, empecé a tener un papel más activo en el cuidado de mi salud. Este es el mejor consejo que les doy a otras personas. Nadie (fuera de tus padres) te va cuidar como tú mismo. ¡Y cuidarte a ti mismo es fácil! Yo mantengo una lista de mis medicamentos, la historia de salud de mi familia y mis preguntas para el doctor, y me aseguro de ir a mis visitas con el doctor cuando debo. 

Estos pasos pequeños me ayudan a mantener una vida más sana, ¡y te pueden ayudar a ti también!