Es menos probable que los hijos de las parejas homosexuales cuenten con seguro privado de salud, según un estudio

Se halló una mejor cobertura en los estados que reconocen las uniones homosexuales

Por Amy Norton
Reportero de Healthday

LUNES, 16 de septiembre (HealthDay News) -- Los hijos de las parejas homosexuales tienen menos probabilidades que sus pares de contar con un seguro privado de salud, pero la disparidad se reduce en los estados que reconocen las uniones homosexuales legales, halla un nuevo estudio de EE. UU.

Los resultados no resultan sorprendentes, según los expertos, dado que las empresas no han tenido que ampliar los beneficios de salud a la pareja homosexual de un empleado, ni a los hijos de esa pareja.

Pero el estudio ofrece información sobre un aspecto del matrimonio homosexual sobre el que se ha hablado menos, afirmó el investigador líder, Gilbert González, candidato doctoral de política y gestión de la salud de la Universidad de Minnesota, en Minneapolis.

"Estamos bastante seguros a partir de investigaciones anteriores de que el acceso al seguro de salud sí afecta directamente a la salud de los niños", planteó González. Pero ha habido poca investigación sobre si los hijos de las parejas homosexuales carecen de acceso.

Usando datos de una encuesta federal de gran tamaño, los investigadores hallaron que alrededor de dos terceras partes de los niños y adolescentes de EE. UU. con padres homosexuales contaban con seguro de salud (el 63 por ciento de los que tenían dos papás y alrededor del 68 por ciento de los que tenían dos mamás).

Esto es en comparación con alrededor del 78 por ciento de los niños con padres heterosexuales casados, informan los investigadores en la edición en línea del 16 de septiembre de la revista Pediatrics.

Y cuando tomaron en cuenta otros factores, como los niveles de ingresos y educativos de los padres, los investigadores hallaron que los niños que vivían con padres homosexuales tenían entre un 39 y un 45 por ciento menos de probabilidades de contar con seguro privado de salud, frente a los que vivían con su papá y su mamá que estaban casados.

Sin embargo, los resultados fueron distintos en los estados que permitían el matrimonio o las uniones civiles entre homosexuales, o que contaban con leyes integrales sobre las parejas domésticas, apuntó González.

En esos estados, los niños que vivían con dos madres no tenían menos probabilidades de contar con seguro privado, aunque esto sí sucedía entre sus pares con dos papás. Y no hubo disparidades claras en los estados que permitían la "adopción de un segundo padre", lo que significa que ambos miembros de la pareja homosexual pueden ser los padres adoptivos de sus hijos legalmente.

"Creo que cada vez veremos más investigaciones como ésta, que nos muestra la forma en que las leyes de igualdad en el matrimonio tienen consecuencias de salud abarcadoras", apuntó Richard Wright, investigador de la Universidad de California, en Los Ángeles, cuyo trabajo halló un vínculo entre las uniones legales y una mejor salud mental entre los adultos gays y lesbianas.

Wight comparó la igualdad en el matrimonio con una "intervención estructural". Esto se refiere a cualquier política, desde las leyes sobre el cinturón de seguridad hasta el flúor en el agua, que puede afectar el bienestar de las personas, "a veces incluso sin que se den cuenta", anotó Wight.

Señaló que "cada vez más, las investigaciones demuestran que las leyes que legalizan el matrimonio homosexual son ventajosas para la salud".

El estudio actual no observó el bienestar de los niños en sí. Pero como González, Wight apuntó a la correlación conocida entre el acceso al seguro de salud y la salud de los niños.

Actualmente, trece estados de EE. UU. y el Distrito de Columbia permiten el matrimonio homosexual, y otros seis reconocen las uniones civiles o las parejas domésticas e incluyen derechos familiares y conyugales completos. 18 estados permiten las adopciones del segundo padre.

En junio, la Corte Suprema de EE. UU. derogó la parte de la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA, por su sigla en inglés) que prohibía al gobierno federal reconocer el matrimonio homosexual. Esa decisión abrió las puertas para que las parejas homosexuales que están casadas en su estado reciban los mismos beneficios federales que las parejas heterosexuales casadas.

Esto podría facilitar que algunos niños de parejas homosexuales obtengan el seguro de salud, planteó González.

Antes del cambio, incluso las parejas legalmente casadas en su estado se enfrentaban a barreras para obtener seguro de salud patrocinado por la empresa para sus familias. Dado que la ley federal no reconocía el matrimonio, la cobertura de salud de un cónyuge o sus hijos se seguía considerando como ingresos, y por lo tanto se gravaba con impuestos. Los empleados homosexuales casados tenían que pagar más de sus propios bolsillos que sus contrapartes heterosexuales. Las empresas también tenían unos costos más altos, en la forma de un impuesto más elevado sobre la nómina.

Sin el obstáculo impositivo, a las parejas homosexuales podría resultarles más fácil, aseguró González. No está claro qué podría suceder en los estados sin uniones homosexuales legales, pero González anotó que muchas compañías grandes han extendido voluntariamente el seguro de salud a las familias de los empleados gays y lesbianas.

Por ejemplo, el mes pasado, Wal-Mart (la empresa privada más grande del país) dijo que comenzaría a ofrecer beneficios de salud a las parejas domésticas de los empleados en EE. UU., lo que incluía a las parejas homosexuales.

Los hallazgos actuales, que apoyan el respaldo que la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) da al matrimonio homosexual, se basa en datos de la Encuesta de la Oficina del Censo de 2008 a 2010. Cubrió a 5,081 niños y adolescentes de EE. UU. que vivían con padres homosexuales, a casi 1.4 millones que vivían con un papá y una mamá casados y a más de 100,000 que vivían con un papá y una mamá que no estaban casados.

Junto con la discrepancia en la cobertura privada de salud, los investigadores hallaron que el 10 por ciento de los niños con dos papás carecían de seguro, frente a menos del 7 por ciento de los que tenían una mamá y un papá casados. Poco más del 7 por ciento de los niños que vivían con dos mamás carecían de seguro.

Los hijos de padres homosexuales también contaban más frecuentemente con seguro público, y alrededor de una cuarta parte recibían beneficios, frente al 16 por ciento de los niños con padres heterosexuales casados.

Si el matrimonio homosexual legal fomenta la cobertura privada para los niños, Wight aseguró que sería una "situación ventajosa sin desventajas" para las familias y para el público general.

Más información

La Academia Americana de Pediatría ofrece más información sobre el matrimonio homosexual y la salud de los niños.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTES: Gilbert Gonzales, MHA, Ph.D. candidate, health policy and management, University of Minnesota, Minneapolis; Richard Wight, Ph.D., associate researcher, community health sciences, University of California, Los Angeles, School of Public Health; October 2013, Pediatrics

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. enlace externo  Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite Noticias de la salud.