Las bebidas energéticas afectan al corazón, muestran unas IRM

Un pequeño estudio inicial halló que la tasa de contracción se aceleraba después de que las personas consumieran la bebida

Por Dennis Thompson
Reportero de Healthday

LUNES, 2 de diciembre de 2013 (HealthDay News) -- Las bebidas energéticas quizás refuercen demasiado al corazón, creando un estrés adicional en el órgano y haciendo que se contraiga con más rapidez de la usual, informan unos investigadores alemanes.

Unas personas sanas que bebieron bebidas energéticas ricas en cafeína y taurina experimentaron unas tasas de contracción cardiaca significativamente altas una hora después, según una investigación que fue presentada el lunes en la reunión anual de la Sociedad Radiológica de Norteamérica (Radiological Society of North America), en Chicago.

El estudio muestra la preocupación de que las bebidas energéticas podrían ser malas para el corazón, sobre todo entre las personas que ya sufren de alguna enfermedad cardiaca, advirtió el Dr. Kim Williams, vicepresidente del Colegio Americano de Cardiología (American College of Cardiology).

"Sabemos que hay fármacos que mejoran la función del corazón, pero a largo plazo tienen un efecto nocivo sobre el órgano", advirtió Williams, profesor de cardiología de la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Wayne, en Detroit.

Por ejemplo, la adrenalina puede hacer que el corazón se acelere, pero ese esfuerzo excesivo puede desgastar al músculo, señaló. También hay posibilidades de que una persona contraiga una arritmia.

Entre 2007 y 2011, el número de visitas a la sala de emergencias relacionadas con las bebidas energéticas casi se duplicó en EE. UU., al pasar de poco más de 10,000 a casi 21,000, según un comunicado de prensa de la reunión. La mayoría de casos fueron en adultos jóvenes de 18 a 25 años de edad, seguidos por personas entre los 26 y los 39.

En el nuevo estudio, los investigadores usaron imágenes de resonancia magnética (IRM) para medir la función cardiaca de 18 participantes sanos antes y una hora después de que consumieran una bebida energética.

La bebida energética contenía 400 miligramos de taurina y 32 miligramos de cafeína por cada 100 mililitros de líquido (unas 3.4 onzas). La taurina es un aminoácido que desempeña varios roles esenciales en el cuerpo, y que se cree que mejora el rendimiento atlético. La cafeína es el estimulante natural que otorga su poder al café.

Tras consumir la bebida energética, los participantes experimentaron un aumento del 6 por ciento en la tasa de contracción del corazón, apuntó el coautor del estudio, el Dr. Jonas Doerner, residente en radiología de la sección de imágenes cardiovasculares de la Universidad de Bonn, en Alemania.

Parece que la mezcla exclusiva de azúcar, cafeína y taurina en una bebida energética podría combinarse para tener un efecto sobre el corazón, advirtió Doerner. Doerner y colaboradores evaluaron a un segundo grupo usando una bebida que solo contenía cafeína, pero esos pacientes no mostraron un aumento significativo en las contracciones del corazón.

"Quizá el mecanismo provenga de la taurina, o de la combinación de taurina y cafeína", planteó.

Debido a que este estudio se presentó en una reunión médica, sus datos y conclusiones deben ser considerados como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

La Asociación Americana de Bebidas (American Beverage Association) respondió al estudio con una declaración preparada.

"El hecho es que la mayoría de principales bebidas energéticas apenas contienen alrededor de la mitad de la cafeína que una taza de café de cafetería de tamaño similar", según el grupo industrial. "La cafeína es un ingrediente seguro que es consumido todos los días en una amplia variedad de alimentos y bebidas, que incluyen a las bebidas energéticas que han disfrutado de forma segura millones de personas durante casi tres décadas. Este trabajo, que apenas observó a 18 adultos, tampoco ha sido revisado profesionalmente ni publicado".

Doerner se mostró reacio a especular sobre el daño potencial del corazón que podría resultar del consumo a largo plazo de bebidas energéticas, dado que su estudio solo se enfocó en los efectos a corto plazo.

"Hemos mostrado que incluso unas cantidades pequeñas de bebidas energéticas alteran la función cardiaca", advirtió. "Debido a esto, se debe realizar más investigación para abordar las preocupaciones sobre los efectos a largo plazo para los niños y las personas con enfermedades cardiacas".

Pero Doerner sí aconsejó que los niños y las personas que tengan un latido cardiaco irregular deben evitar las bebidas energéticas hasta que se realicen más estudios.

Williams, el profesor de cardiología, se mostró de acuerdo en que se necesita más investigación, y añadió que estos resultados ameritan un seguimiento.

"Sin datos, solo podemos especular", señaló. "Si se especula sobre los fármacos existentes que tienen ese efecto, sería causa de preocupación".

Más información

Para más información sobre la taurina, visite el Centro Médico Langone de la NYU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTES: Jonas Doerner, M.D., radiology resident, cardiovascular imaging section, University of Bonn, Germany; Kim Williams, M.D., vice president, American College of Cardiology, and cardiology professor, Wayne State University School of Medicine, Detroit; Dec. 2, 2013, statement, American Beverage Association; Dec. 2, 2013, presentation, Radiological Society of North America annual meeting, Chicago

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. enlace externo  Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite Noticias de la salud.