Tras un diagnóstico de cáncer, los hombres que siguen fumando se enfrentan a un mayor riesgo de muerte

Los proveedores de atención de salud deben hacer más por ayudar a los supervivientes a abandonar el hábito, señala el autor de un estudio

VIERNES, 6 de diciembre de 2013 (HealthDay News) -- Los hombres que siguen fumando tras ser diagnosticados con cáncer son más propensos a morir que los que dejan de fumar, muestra un estudio reciente.

Los hallazgos demuestran que no es demasiado tarde para dejar de fumar tras un diagnóstico de cáncer, aseguran los investigadores.

Utilizaron los datos de un estudio llevado a cabo en China con hombres de 45 a 64 años de edad, que comenzó entre 1986 y 1989. Los investigadores determinaron que más de 1,600 de esos hombres habían contraído cáncer para 2010.

De esos hombres, 340 no fumaban, 545 habían dejado de fumar antes del diagnóstico de cáncer y 747 eran fumadores en el momento del diagnóstico.

Entre los fumadores, 214 abandonaron el hábito tras el diagnóstico, 336 siguieron fumando en ocasiones y 197 continuaron fumando con regularidad.

En comparación con los hombres que no fumaron tras el diagnóstico de cáncer, los que fumaron tras el diagnóstico tuvieron un riesgo de morir de cualquier causa un 59 por ciento más elevado. Los investigadores tomaron en cuenta factores que incluyeron la edad, la ubicación del cáncer y el tipo de tratamiento.

Entre los hombres que eran fumadores en el momento del diagnóstico, los que siguieron fumando tras el diagnóstico tuvieron un aumento del 76 por ciento en el riesgo de muerte por todas las causas en comparación con los que dejaron de fumar, según el estudio que aparece en la edición del 6 de diciembre de la revista Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention.

En comparación con los hombres que dejaron de fumar tras el diagnóstico de cáncer, la elevación del riesgo de muerte entre los que siguieron fumando varió según los distintos tipos de cáncer: 2.95 veces en el cáncer de vejiga, 2.36 veces en el cáncer de pulmón y 2.31 veces en el cáncer colorrectal.

"Muchos pacientes de cáncer y sus proveedores de atención de salud dan por sentado que el esfuerzo de dejar de fumar no vale la pena en un momento en que fumar ya ha provocado su daño, tomando en cuenta que a esos pacientes les han diagnosticado cáncer", apuntó en un comunicado de prensa de la revista el autor del estudio, el Dr. Li Tao, epidemiólogo del Instituto de Prevención del Cáncer de California.

Pero el estudio contradice esa suposición, y en su lugar sugiere que los esfuerzos por dejar de fumar en realidad sí valen la pena.

"Hasta donde sabemos, apenas una fracción de los pacientes de cáncer que son fumadores al ser diagnosticados reciben una asesoría formal para dejar de fumar de parte de sus médicos o proveedores de atención de salud en el momento del diagnóstico y el tratamiento, y menos de la mitad de esos pacientes al final dejan de fumar tras el diagnóstico", lamentó Tao. "Por tanto, hay un considerable espacio para la mejora respecto al control del tabaco [tras el diagnóstico] en la creciente población de supervivientes del cáncer".

Aunque el estudio halló un mayor riesgo de muerte entre los hombres con cáncer que siguen fumando, no probó causalidad.

Más información

La Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society) ofrece una guía para dejar de fumar.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTE: Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention, news release, Dec. 6, 2013

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. enlace externo  Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite Noticias de la salud.