Un estudio descubre una contaminación generalizada en el pollo

Unas bacterias potencialmente dañinas y la resistencia a los antibióticos fueron habituales en 316 muestras de aves crudas a las que se realizaron pruebas

JUEVES, 19 de diciembre de 2013 (HealthDay News) -- Se encontraron bacterias potencialmente dañinas en el 97 por ciento de las pechugas de pollo que se compraron en Estados Unidos a las que se realizaron pruebas, según un nuevo estudio.

Y aproximadamente la mitad de las muestras de pollo tenían al menos un tipo de bacteria que era resistente a 3 o más clases de antibióticos, hallaron los investigadores.

Las pruebas realizadas a las 316 pechugas de pollo crudas también descubrieron que la mayoría tenían bacterias (como el Enterococo y la E. coli) relacionadas con la contaminación fecal. Aproximadamente el 17 por ciento de la E. coli era de un tipo que puede provocar infecciones del tracto urinario, según el estudio, publicado en línea y en la edición de febrero de 2014 de la revista Consumer Reports.

Además, un poco más del 11 por ciento tenía 2 o más tipos de bacterias resistentes a múltiples medicamentos.

Las bacterias encontradas en el pollo eran más resistentes a los antibióticos usados para fomentar el crecimiento de los pollos y para prevenir las enfermedades de las aves que a otros tipos de antibióticos, descubrió el estudio.

Estos hallazgos muestran que "los consumidores que compran pechugas de pollo en sus supermercados locales tienen muchas probabilidades de hacerse con una muestra que está contaminada y de ingerir un germen resistente a muchos medicamentos. Cuando las personas se enferman con bacterias resistentes, encontrar un tratamiento podría ser más difícil", comentó a Consumer Reports la Dra. Urvashi Rangan, toxicóloga y directora ejecutiva del Centro de Seguridad y de Sostenibilidad de los Alimentos.

La revista ha estado realizando pruebas al pollo de EE. UU. desde 1998, y las tasas de contaminación con salmonella no han cambiado mucho durante ese tiempo, variando entre un 11 y un 16 por ciento de las muestras.

Este es el primer año en que el estudio observa a seis bacterias distintas. Encontró las siguientes tasas de contaminación: Enterococo (80 por ciento), E. coli (65 por ciento), campilobacterias (43 por ciento), Klebsiella pneumonia (14 por ciento), salmonella (11 por ciento) y Staphylococcus aureus (9 por ciento).

Rangan afirmó que otros países obtienen mejores resultados a la hora de frenar la contaminación del pollo. "No hay ninguna razón por la que Estados Unidos no pueda hacer lo mismo", señaló.

"Sabemos que, sobre todo con respecto a la salmonella, otros países han reducido sus tasas", comentó Rangan. "En toda la Unión Europea se implementaron soluciones sistémicas. Los datos del gobierno muestran que en 2010, 22 países cumplieron con el objetivo europeo de un 1 por ciento o menos de contaminación de dos tipos importantes de salmonella en el pollo para el consumo".

Cada año, en Estados Unidos, 48 millones de personas enferman y 3,000 mueren por comer alimentos contaminados. Las aves contaminadas siguen siendo la causa principal de este tipo de muertes, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

El gobierno federal ha de hacer más para proteger a los estadounidenses, según Consumers Union, el brazo político y de defensoría de Consumer Reports. La gran cantidad de medidas necesarias incluyen otorgar al Departamento de Agricultura de EE. UU. la autoridad para ordenar la retirada de productos de carne y avícolas, y prohibir el uso de antibióticos en los animales destinados a la alimentación, excepto para el tratamiento de los que estén enfermos, sugieren los autores.

Para su protección y la de su familia, Consumer Reports ofrecieron los siguientes consejos a fin de asegurarse de que se maneje y cocine adecuadamente el pollo:

  • Lávese las manos con agua caliente con jabón al menos durante 20 segundos antes de tocar ninguna otra cosa cuando manipule cualquier tipo de carne o ave, congelada o fresca.
  • Elija una sola tabla para cortar para la carne cruda y las aves. Cuando termine de usarla, lávela inmediatamente con agua caliente con jabón o póngala en el lavavajillas.
  • No moje el pollo con agua del grifo antes de cocinarlo.
  • Use un termómetro de carne y siempre cocine el pollo a 165 Fº (74 Cº).
  • Cuando vaya de compras, compre la carne en último lugar. Mantener el pollo frío retrasa el crecimiento excesivo de las bacterias. Coloque el pollo en una bolsa de plástico para evitar que contamine a otros alimentos.
  • Comprar pollo criado sin antibióticos ayuda a preservar la efectividad de estos medicamentos. No se deje confundir por etiquetas como "natural" y "de granja". Ese tipo de pollos pueden seguir conteniendo antibióticos.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre las enfermedades transmitidas por alimentos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTE: Consumer Reports, news release, Dec. 19, 2013

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. enlace externo  Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite Noticias de la salud.