El estrés lleva a algunos médicos a abusar de los fármacos recetados, señala un estudio

Los médicos en recuperación también describieron la automedicación para el dolor, la depresión y la ansiedad

Por Amy Norton
Reportero de Healthday

JUEVES, 10 de octubre (HealthDay News) -- Cuando los médicos abusan de los analgésicos y otros medicamentos recetados, por lo general no lo hacen para divertirse con las drogas. En lugar de ello, lo hacen para afrontar un estrés abrumador o el dolor físico o emocional, sugiere un pequeño estudio.

En general, los médicos abusan del alcohol y las drogas con la misma frecuencia que todos los demás: los estudios calculan que entre el 10 y el 15 por ciento desarrollan un problema de abuso de sustancias en algún momento de sus vidas.

Pero los médicos sí parecen abusar de los medicamentos recetados con mayor frecuencia que la persona promedio, comentó Lisa Merlo, investigadora líder del nuevo estudio y profesora asistente de psiquiatría de la Universidad de Florida.

Además, apuntó Melo, "en realidad hay poca investigación sobre la adicción a las drogas entre los profesionales de la atención de la salud".

El nuevo estudio aparece en la edición de octubre de la revista Journal of Addiction Medicine.

El equipo de Merlo reunió unos grupos de referencia de 55 médicos que estaban siendo vigilados por el programa de salud de los médicos (PHP) de sus estados debido a problemas con el abuso de las drogas o del alcohol. Los PHP se crean en los estados individuales para ayudar a los médicos a obtener tratamiento para el abuso de sustancias, y luego someterse a monitorización a largo plazo, lo que incluye pruebas de drogas aleatorias.

De los médicos del estudio, el 69 por ciento había abusado de los medicamentos recetados, con mayor frecuencia de analgésicos narcóticos como la oxicodona (que se vende bajo las marcas Percocet y Oxycontin) o hidrocodona (Vicodin), pero también de los sedantes y estimulantes.

Cuando se les preguntó por qué usaban las drogas, los médicos a veces admitían que para "uso recreativo". Pero con mayor frecuencia dijeron que se "automedicaban" por dolor físico, depresión, ansiedad o estrés en sus vidas personales o profesionales.

Con frecuencia, los médicos comenzaban con una receta legítima emitida por otro médico, por ejemplo, un analgésico narcótico para una fractura de pierna. Merlo apuntó que el mal uso empieza cuando comienzan a tomar el fármaco con más frecuencia o a unas dosis más altas de las recetadas, o más allá del periodo necesario.

Un médico a quien le recetaron Percocet tras una serie de cirugías comentó que "al principio, lo odiaba... luego, me encantaba. Lo seguí usando de vez en cuando, siempre que podía".

Algunos continuaron usando los analgésicos de forma inadecuada para gestionar el estrés. Un médico a quien le recetaron hidrocodona tras un par de tratamientos de canal dijo que, luego, cuando su vida personal comenzó a arruinarse, recordó lo bien que se sentía al tomar el fármaco, así que decidió tomarlo de nuevo.

Algunos médicos no comenzaron con una receta de un compañero, sino que emitieron sus propias recetas.

En general, los motivos citados por los médicos para el abuso de drogas son "típicos de lo que vemos entre los médicos que están en tratamiento", apuntó el Dr. J. Randle Adair, del centro de tratamiento de abuso de sustancias Hazelden.

"El uso recreativo de estos fármacos está bastante al final de la lista", apuntó Adair, quien dirige un programa especial para los profesionales de la atención de la salud en el centro de Hazelden ubicado en Springbook, Oregón.

El programa existe, en parte, porque los trabajadores sanitarios se consideran un grupo que amerita una vigilancia especial, dado que en juego está la seguridad de los pacientes. En general los PHP requieren que los médicos con problemas de abuso de las drogas o del alcohol pasen por un programa de tratamiento residencial, y la vigilancia posterior típicamente dura cinco años.

Pero los médicos también tienden a necesitar un tratamiento más intensivo que la persona promedio, debido a la naturaleza de sus problemas, apuntó Adair.

"Los médicos usan más [narcóticos] y sedantes", comentó. "Los fármacos a los que son adictos son más potentes y tienden a llegar más tarde al tratamiento".

En comparación con la persona promedio, los médicos también tienden a sentir más culpabilidad y vergüenza por la adicción, dijo Adair. "Hay muchas capas que es difícil traspasar", señaló.

Otro experto en la adicción se mostró de acuerdo en que los médicos del estudio son típicos, no solo de los médicos en general sino de todo el que abusa de los fármacos recetados.

"¿Son los médicos distintos? No", señaló el Dr. J. Wesley Boyd, profesor clínico asistente de psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard. "La mayoría de mis pacientes que no son médicos usan estos fármacos por los mismos motivos".

"La gran diferencia es que los médicos tienen un acceso único a los medicamentos recetados", comentó Boyd, quien también es ex director asociado del PHP de Massachusetts.

No es legal que los médicos se receten a sí mismos sustancias controladas, como los analgésicos narcóticos. También se les desaconseja con firmeza recetarse otros tipos de fármacos a sí mismos, apuntó Adair.

Pero en realidad lo hacen, incluso muchos que nunca desarrollan un problema con el abuso de drogas, dijo Adair.

Merlo, autor del estudio, dijo que el viejo adagio de que los médicos son los peores pacientes es bastante preciso. Muchos eligen diagnosticarse y tratarse a sí mismos.

La falta de tiempo y las obligaciones con los pacientes hacen que esto "sea muy tentador", señaló Adair.

Merlo comentó que, una vez comienza la adicción, los médicos quizás tengan que recurrir a métodos engañosos para obtener los medicamentos. Dado que no pueden emitir recetas de narcóticos para sí mismos, pueden conseguir que un amigo lo haga o los roban a los pacientes o al hospital donde trabajan.

Aunque los médicos de este estudio con frecuencia comenzaron con una receta legítima, las creencias de los médicos sobre su capacidad de cuidar de sí mismos podría ser parte del problema de abuso de los fármacos recetados, plantearon tanto Merlo como Adair.

Creen que están familiarizados con estos fármacos, y podrían tener la falsa creencia de que pueden afrontar el hecho de tomarlos sin desarrollar dependencia. Merlo dijo que "el mensaje principal es que debemos hacer un mejor trabajo al educar a los médicos sobre los peligros de la automedicación y de recetarse cosas a sí mismos. Los estudiantes de medicina reciben un entrenamiento mínimo en la adicción, lo que resulta bastante ridículo".

Y como todos los demás, los médicos necesitan un proveedor de atención primaria, enfatizó Adair, de forma que cuenten con alguien a quien puedan recurrir cuando tengan un problema de salud física o mental.

Una vez los médicos pasan por su programa de tratamiento en Hazelden, comentó Adair, hace que consigan un médico de atención primaria, si aún no lo tienen.

Más información

El Instituto Nacional de Abuso de Drogas de EE. UU. ofrece más información sobre el abuso de los medicamentos recetados.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTES: Lisa Merlo, Ph.D., assistant professor, psychiatry, University of Florida, Gainesville; J. Wesley Boyd, M.D., Ph.D., assistant clinical professor, psychiatry, Harvard Medical School, and staff psychiatrist, Cambridge Health Alliance, Boston; J. Randle Adair, D.O,, Ph.D., director, Healthcare Professionals Program, Hazelden, Springbrook, Ore.; October 2013 Journal of Addiction Medicine

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. enlace externo  Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite Noticias de la salud.