(FUENTES: Janice Nolen, assistant vice president, national policy and advocacy, American Lung Association, Washington, D.C.; Irva Hertz-Picciotto, Ph.D., M.P.H., professor, chief, environmental and occupational health, department of public health sciences, University of California, Davis; American Lung Association report, State of the Air 2013)

Muchos estadounidenses están respirando un aire más limpio, según un informe- healthfinder.gov

Skip Navigation

Muchos estadounidenses están respirando un aire más limpio, según un informe

Pero algunas ciudades siguen teniendo niveles peligrosamente elevados de ozono y hollín

Por Carina Storrs
Reportero de Healthday

MIÉRCOLES, 24 de abril (HealthDay News) -- Aunque actualmente muchos estadounidenses están respirando un aire más limpio, otros viven en ciudades que están más contaminadas que hace una década, muestra un nuevo informe.

"La tendencia a largo plazo es positiva, y se dirige a un aire mucho más limpio", aseguró la autora del informe, Janice Nolen, vicepresidenta asistente de políticas y defensoría nacionales de la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association). "[Sin embargo], hay un aumento en algunas áreas que resultan preocupantes, así como en algunas áreas donde el problema sigue siendo muy, pero muy grave".

El informe, llevado a cabo por la Asociación Americana del Pulmón, midió los niveles de ozono y de partículas pequeñas en el aire, conocidas como hollín, en casi mil ciudades y condados de EE. UU. entre 2009 y 2011. Casi la mitad de las 25 ciudades más contaminadas han mejorado desde el informe del año pasado, y muchas de esas ciudades contaban con el mayor nivel de limpieza desde que la asociación comenzó la investigación, en 2000.

Desafortunadamente, la otra mitad de las 25 ciudades más contaminadas se hallaban peor. Incluso entre las ciudades que habían mejorado, muchas seguían cerca de la cabecera de la lista de mayor contaminación, entre ellas Los Ángeles, que tenía el mayor nivel de contaminación con ozono, y Bakersfield, California, que tenía el mayor nivel de contaminación de partículas.

En total, hubo 254 condados con niveles malsanos de ozono o contaminación de partículas, y alrededor de 132 millones de personas (el 42 por ciento de la población de EE. UU.) vivían en esas áreas. El informe anterior halló que 127 millones de personas (el 41 por ciento de la población de EE. UU.) residían en áreas con un aire de mala calidad.

Además de las ciudades de California, Houston, Dallas, Oklahoma City, Cincinnati, la ciudad de Nueva York y Washington, D.C., estaban entre las áreas metropolitanas con los niveles más altos de ozono. En cuanto a los niveles de hollín durante todo el año, muchas de las mismas ciudades en California encabezaban la lista, al igual que Cincinnati y Canton, en Ohio; Filadelfia y Allentown, en Pensilvania; Louisville, en Kentucky; St. Louis; y Fairbanks, en Alaska.

A una experta no le sorprendieron estos hallazgos.

"Soy de California, y sabía que teníamos algunas áreas bastante malas, pero este informe realmente lo enfatiza", señaló Irva Hertz-Picciotto, profesora de salud ambiental y ocupacional de la Universidad de California, en Davis.

Las ciudades más limpias, que no tuvieron ni un solo día con niveles malsanos de ozono ni contaminación de partículas entre 2009 y 2011, fueron Bismarck, Dakota del Norte; Rapid City, Dakota del Sur; y las áreas de Fort Myers y Palm Beach, en Florida.

La geografía tiene mucho que ver, apuntó Nolen. El ozono, también conocido como esmog, se forma cuando los gases del escape de los coches, las plantas de carbón y otras fuentes reaccionan con la luz solar. En las áreas ubicadas en valles, como Los Ángeles, esos gases quedan atrapados, mientras que en áreas elevadas se dispersan rápidamente, apuntó.

El informe actual también mencionó más ciudades con niveles malsanos de ozono que el último informe, probablemente debido a un clima más caliente y soleado, sobre todo en las regiones del centro de Estados Unidos, señaló Nolen.

Además de la geografía y el clima, "muchas fuentes relacionadas con el transporte (como los coches, los camiones y los puertos de embarque) contribuyen al problema [con el ozono] en el área de California, y muchas de las ciudades más pobladas en la parte este del país tienen plantas de carbón", apuntó Nolen.

Para reducir el nivel de emisiones causantes de esmog de los vehículos, la Agencia de Protección Ambiental (EPA) propuso en marzo reglas que obligarían a que la gasolina contuviera menos sulfuro y unos estándares más estrictos respecto a las emisiones de los vehículos. Unos requerimientos similares entraron en vigencia en California en 2012.

Aunque los grupos de salud y ambientales, así como la industria automovilística, respaldan la propuesta, las compañías petroleras se oponen a ella, apuntó Nolen. "Animamos a las personas a respaldar la regla de la EPA", añadió.

Nolen recomendó que las personas se mantengan al tanto de la calidad del aire en sus áreas mediante el sitio web AIRNow.gov.

"Si es un día con una alerta alta, conduzca menos y no queme madera ni basura", aconsejó.

Desafortunadamente, apenas alrededor de la mitad de los condados de EE. UU. cuentan con monitores de la calidad del aire, porque son costosos de instalar y recolectar, señaló Nolen. Sin embargo, por primera vez, el informe de este año tiene información sobre todos los condados, usando datos de ciudades y condados cercanos para las áreas que no cuentan con sus propios monitores.

Tanto el ozono como la contaminación de partículas pueden afectar la salud respiratoria, empeorando la respiración y aumentando el riesgo de ataques de asma, infecciones respiratorias y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

"Las personas creían que los problemas se limitaban a los pulmones, pero durante los últimos 15 años, varios trabajos han mostrado cosas como efectos cardiovasculares", señaló Hertz-Picciotto. Los estudios han hallado vínculos entre los niveles altos de ozono y de hollín y un mayor riesgo de ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares, además de bebés con peso bajo al nacer y una mayor mortalidad infantil.

La calidad del aire puede tener sus mayores efectos sobre los grupos de personas vulnerables, que incluyen a los niños pequeños, los adultos mayores y las personas con sistemas inmunitarios debilitados, advirtió Hertz-Picciotto.

Más información

Para más información sobre AIRNow, la calidad del aire y la contaminación atmosférica en general, visite la Asociación Nacional de Agencias de Aire Limpio (National Association of Clean Air Agencies).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite noticias de la salud de healthfinder.gov.