(FUENTES: David Friedman, M.D., FACC., FACP, chief, heart failure services, North Shore-LIJ's Plainview Hospital, Plainview, N.Y.; Keith Norris, M.D., associate professor, medicine, David Geffen School of Medicine, University of California, Los Angeles; Cassianne Robinson-Cohen, Ph.D., University of Washington, Seattle; July 10, 2013, Journal of the American Medical Association)

Los peligros cardiacos por unos niveles bajos de vitamina D pueden variar- healthfinder.gov

Skip Navigation

Los peligros cardiacos por unos niveles bajos de vitamina D pueden variar

Un estudio halló que los blancos y los asiáticos se ven más afectados que los negros y los hispanos

Por Denise Mann
Reportero de Healthday

MARTES, 9 de julio (HealthDay News) -- Los riesgos cardiacos de tener niveles bajos de vitamina D podrían depender de la raza o la etnia, sugiere una investigación reciente.

Específicamente, el equipo de científicos halló que podría aumentar el riesgo de enfermedad cardiaca en los individuos blancos o chinos, pero no parece plantear ningún peligro cardiovascular para los adultos negros o hispanos.

"Creemos que las diferencias se deben sobre todo a diferencias biológicas en el metabolismo de la vitamina D entre los grupos raciales [y] étnicos. Sin embargo, se necesitan más estudios para examinar con cuidado esas diferencias potenciales", planteó la autora del estudio, Cassianne Robinson-Cohen, de la Universidad de Washington, en Seattle. "Nuestros resultados sugieren que debemos tener cuidado al extrapolar estudios llevados a cabo entre los estadounidenses de origen europeo a todos los grupos raciales [y] étnicos".

La vitamina D se conoce como la vitamina solar, porque el organismo humano la produce al exponerse a los rayos del sol. En los últimos años, la deficiencia de vitamina D se ha vinculado con varias enfermedades, entre ellas enfermedades cardiacas, ciertos cánceres, la osteoporosis, la diabetes, el Alzheimer, la esquizofrenia y algunos trastornos autoinmunes. El Instituto de Medicina recomienda 600 unidades internacionales (UI) al día para todas las personas de 1 a 70 años de edad, y 800 UI al día para los adultos a partir de los 70 años.

En el estudio, los investigadores midieron los niveles de vitamina D en más de 6,400 personas de distintos orígenes étnicos. Ninguna presentaba evidencia de enfermedad cardiaca al inicio del estudio.

Tras más de ocho años de seguimiento, 361 participantes habían sufrido un ataque cardiaco u otro evento relacionado con el corazón. Las personas blancas eran un 26 por ciento más propensas a experimentar un evento relacionado con el corazón por cada descenso en los niveles de vitamina D de 10 nanogramos por mililitro (ng/mL) en sangre, y los chinos mostraban un aumento del 67 por ciento en el riesgo con el mismo descenso. Sin embargo, no se observó la misma relación entre los negros e hispanos del estudio.

El Dr. Keith Norris, profesor asociado de medicina de la Facultad de Medicina David Geffen de la Universidad de California, en Los Ángeles, fue coautor de un editorial que acompaña al nuevo estudio.

"Este estudio plantea algunas ideas interesantes sobre la vitamina D y la enfermedad cardiaca, y cómo podría diferir en distintas poblaciones", señaló.

Irónicamente, se sabe que las personas negras e hispanas tienen unos niveles más bajos de vitamina D que sus contrapartes blancas o asiáticas, apuntó Norris.

"Se podría pensar que las poblaciones con unos niveles más bajos de vitamina D estarían en mayor riesgo de enfermedad cardiaca", pero estos hallazgos sugieren todo lo contrario, planteó.

En el estudio, los participantes negros tenían los niveles más bajos de vitamina D, con 19.2 ng/mL. Los participantes hispanos tenían niveles de vitamina D de 24.6 ng/mL. En contraste, los individuos chinos tenían unos niveles promedio de vitamina D de 26.7 ng/mL, y los blancos tenían unos niveles promedio de 30.1 ng/mL.

Los hallazgos "refuerzan el hecho de que no podemos generalizar de un grupo a otro, ya sea entre negros y blancos, hombres y mujeres, o niños y adultos", enfatizó Norris. "No podemos simplemente tomar a un grupo de pacientes con vitamina D baja, y asignar a la mitad a complementos y a la otra mitad no".

Los hallazgos aparecen en la edición del 10 de julio de la Journal of the American Medical Association.

Aunque el estudio muestra una asociación entre unos niveles bajos de vitamina D y la enfermedad cardiaca, no prueba que haya una relación causal para ninguna raza o etnia.

Los investigadores sí controlaron otros factores de la enfermedad cardiaca como la diabetes, la obesidad y la hipertensión, pero Norris especuló que "esos otros factores de riesgo no son tan potentes entre los blancos y los asiáticos, de forma que la vitamina D puede expresar un impacto más significativo en su relación con las enfermedades cardiacas".

Otro experto señaló que el estudio genera más preguntas de las que contesta.

"Solo muestra que en algunos pacientes un nivel bajo de vitamina D plantea un mayor riesgo de enfermedad cardiaca, mientras que en otros no está tan claro", señaló el Dr. David Friedman, jefe de los servicios de insuficiencia cardiaca del Hospital North Shore-LIJ de Plainview, en Plainview, Nueva York.

Su consejo es consultar al médico y comprobar los niveles de vitamina D. Si son bajos, quizás tenga sentido tomar complementos para la salud ósea y posiblemente para la salud del corazón. "Asegúrese de que todos los demás riesgos de la enfermedad cardiaca también estén en el rango normal", aconsejó.

Más información

La Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard ofrece más información sobre la vitamina D y la salud.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite noticias de la salud de healthfinder.gov.