(FUENTES: Xiaobin Wang, M.D., M.P.H., Sc.D., professor and director, Center on the Early Life Origins of Disease, Johns Hopkins University Bloomberg School of Public Health, and professor of pediatrics, School of Medicine, Johns Hopkins University, Baltimore; Mark Hanson, D.Phil., director, academic unit of human development and health, and director, Institute of Developmental Sciences, and professor of cardiovascular science, University of Southampton, England; Feb. 12, 2014, Journal of the American Medical Association)

Relacionan los nacimientos prematuros con unos niveles más altos de insulina en los niños- healthfinder.gov

Skip Navigation

Relacionan los nacimientos prematuros con unos niveles más altos de insulina en los niños

Esos bebés podrían tener un riesgo más alto de diabetes más adelante en la vida, sugiere un estudio

Por Randy Dotinga
Reportero de Healthday

MARTES, 11 de febrero de 2014 (HealthDay News) -- En función de las pruebas realizadas con recién nacidos y niños pequeños, un nuevo estudio sugiere que los bebés prematuros podrían tener un riesgo mayor de diabetes en un momento muy posterior de su vida.

Los hallazgos no confirman una conexión entre los nacimientos prematuros y la diabetes, aunque otros estudios han insinuado que podría haber una conexión y un riesgo más alto.

Pero sí muestran que los bebés y los niños pequeños tienen niveles de insulina mayores si nacieron antes de término, y los niveles son más altos en los que fueron más prematuros. Los niveles más altos de insulina, a su vez, podrían ser un indicador de diabetes incluso décadas más tarde, indicaron los investigadores.

Si se confirma la investigación en futuros estudios, tal vez sería posible saber si los recién nacidos tendrán un riesgo mayor de contraer diabetes tipo 2 en la edad adulta, comentó la coautora del estudio, la Dra. Xiaobin Wang.

"Podríamos identificar a los bebés que están potencialmente en riesgo desde el momento en que nacen y alertar a los pediatras y a los padres a fin de que estén más atentos al futuro riesgo de enfermedad metabólica", comentó Wang, directora del Centro sobre los Orígenes de las Enfermedades al Inicio de la Vida de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore.

Los científicos quieren comprender los factores de riesgo tempranos de la diabetes porque es posible evitar la enfermedad antes de que aparezca, explicó Wang. Están especialmente interesados en los posibles efectos de los nacimientos prematuros, indicó, porque las tasas en aumento de obesidad podrían estar incrementando el porcentaje de nacimientos prematuros.

En Estados Unidos, señaló, uno de cada nueve bebés nacen de forma prematura, y la tasa es uno de cada cinco entre los afroamericanos.

El nuevo estudio se proponía detectar el modo en que los bebés prematuros son diferentes de los nacidos a término completo con respecto a la insulina. La insulina es una hormona producida por el páncreas que es necesaria para que el cuerpo metabolice los carbohidratos en los alimentos. Las personas con diabetes tipo 2 no pueden procesar adecuadamente la insulina, lo que les pone en riesgo de fluctuaciones peligrosas en sus niveles de azúcar en la sangre.

Cuando se trata de las causas de la diabetes, "los genes heredados explican solo una pequeña parte del riesgo, quizá no más del 10 por ciento en algunas formas de diabetes", indicó Mark Hanson, profesor de ciencias cardiovasculares de la Universidad de Southampton, en Inglaterra.

"Y aunque la obesidad es un factor de riesgo, nuestras dietas y estilos de vida como adultos son también solo una parte del tema. Recientemente ha quedado claro que algunos aspectos de nuestras vidas en la niñez, e incluso antes de haber nacido, pueden tener un impacto sustancial sobre los riesgos", dijo Hanson, autor de un comentario que acompaña al nuevo estudio.

Wang y sus colaboradores realizaron un seguimiento a 1,358 bebés (nacidos entre 1998 y 2010 en Boston) hasta la infancia temprana. Se comprobaron los niveles de insulina de los niños al nacer y más tarde en la vida, en 2012.

Los investigadores descubrieron que los niveles de insulina eran más altos en los que habían nacido de forma prematura. Los investigadores también descubrieron que el tamaño al nacer afectó al riesgo potencial de diabetes en el futuro.

"El efecto es más grande cuanto antes nazca el bebé, posiblemente porque sea lo que sea lo que haya inducido al parto prematuro podría haber alterado la configuración del sistema de control del páncreas del bebé", señaló Hanson. Y el aumento de peso en la infancia parece empeorar el riesgo.

De momento, comentó Wang, la autora del estudio, los hallazgos enfatizan la importancia de una monitorización especial de los bebés que han nacido de forma prematura, aunque se necesitan más investigaciones.

¿Qué ocurre con los que ya son adultos y nacieron de forma prematura? Es difícil desandar un camino hacia la diabetes en la adultez. Pero Wang dijo que es posible que algún día los médicos harán a los pacientes preguntas rutinarias sobre su nacimiento como parte de las pruebas.

El estudio aparece en la edición del 12 de febrero de la revista Journal of the American Medical Association.

Más información

Para más información sobre el nacimiento prematuro, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

Derecho de Autor © 2014 ScoutNews, LLC. Todos los derechos reservados.


Los artículos de HealthDayNews se derivan de varias fuentes noticieras y no reflejan la política federal. healthfinder.gov no endosa las opiniones, productos o servicios que pueden aparecer en las historias noticieras. Para más información sobre asuntos de la salud en las noticias, visite noticias de la salud de healthfinder.gov.