Habla con el doctor si hay cáncer de seno o de ovario en tu familia

in english

Información general

Habla con el doctor o la enfermera si en tu familia hay antecedentes de cáncer de seno o de ovario. Es posible que corras más riesgo de tener estos tipos de cáncer.

Pregúntale al doctor si debes ir a una consulta de genética o hacerte pruebas genéticas.

Las consultas de genética y las pruebas genéticas pueden ayudarte a entender el riesgo que corres de sufrir cáncer. Los doctores no recomiendan que todas las mujeres se hagan pruebas genéticas, pero te conviene pensar en hacértelas si estás en una de estas situaciones:  

  • Tienes 2 o más familiares cercanas (madre, hermanas o hijas) que han tenido cáncer de seno o de ovario.
  • Tienes una familiar cercana que tuvo cáncer de seno antes de los 50 años.
  • Tienes una familiar cercana que tuvo cáncer en los dos senos.
  • Tienes una familiar que tuvo cáncer de seno y cáncer de ovario.
  • Eres de ascendencia judía de Europa del Este.

Las pruebas genéticas no indican si vas a sufrir cáncer o no, pero pueden mostrar si corres más riesgo. Si así fuera, podrías recibir tratamiento para reducir ese riesgo.

¿Qué son las consultas de genética?

Las consultas de genética consisten en reunirte con un profesional de salud capacitado en genética para hablar sobre los antecedentes de salud de tu familia. Algunas enfermedades, como el cáncer de seno y el de ovario, pueden ser hereditarias. Las consultas de genética te pueden servir para decidir si te conviene hacerte pruebas genéticas.

Más información sobre la consulta de genética respecto al cáncer de seno y ovario (en inglés).

¿Qué son las pruebas genéticas?

Las pruebas genéticas les permiten a los doctores buscar mutaciones (alteraciones) de los genes. Si tienes una mutación en ciertos genes, como el BRCA1 o el BRCA2, corres más riesgo de sufrir cáncer de seno o de ovario.

Puedes aprender más sobre:

Hay medicamentos que pueden reducir tu riesgo de sufrir cáncer de seno.

Si corres mucho riesgo de sufrir cáncer de seno, puedes tomar medicamentos para reducir tus probabilidades de tener esta enfermedad. Esto también se conoce como quimioprevención o quimioprofilaxis.

Dos medicamentos aprobados por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) pueden reducir tu riesgo de sufrir cáncer de seno: el tamoxifeno y el raloxifeno. Los científicos aún están estudiando los dos medicamentos para ver si pueden reducir el riesgo del cáncer de seno en las mujeres que tienen mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2.

Estos medicamentos pueden causar efectos secundarios y conllevan algunos riesgos. Por eso es importante que hables con el doctor o la enfermera sobre el riesgo que corres de sufrir cáncer y las opciones que tienes para prevenir esta enfermedad.

Más información sobre la quimioprevención:

Toma acción

Comienza por hablar con el doctor o la enfermera sobre tu riesgo de sufrir cáncer.

Habla con el doctor sobre los antecedentes médicos de tu familia.

En este sitio puedes anotar los antecedentes médicos de tu familia y así tendrás un registro de las enfermedades que ocurren en ella. Lleva esta información cuando vayas a ver al doctor o a la enfermera.

Pregunta cómo puedes reducir el riesgo.

Toda mujer puede tomar medidas para reducir el riesgo de sufrir cáncer de seno o de ovario. Pídele consejo al doctor. También puedes encontrar información en estos sitios web:

¿Qué puedo hacer sobre los costos?

La Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (Affordable Care Act, en inglés), la ley de reforma del sistema de salud que se aprobó en 2010, exige que los planes de seguro médico cubran los siguientes servicios para las mujeres que corren más riesgo de sufrir cáncer de seno:

  • Asesoramiento sobre las pruebas genéticas relacionadas con los genes BRCA
  • Asesoramiento sobre el uso de medicamentos para prevenir el cáncer de seno (“quimioprevención”)

Según el plan de seguro médico que tengas, quizás puedas recibir estos servicios sin tener que pagar nada. Habla con tu compañía de seguro médico para averiguar qué cubre tu plan.

Para recibir más información sobre otros servicios que cubre la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, visita CuidadoDeSalud.gov

Haz una lista de preguntas para el doctor.

Puedes hacerle estas preguntas al doctor o al asesor genético (un especialista en genética):

  • Según los antecedentes médicos de mi familia, ¿necesito hacerme pruebas genéticas?
  • ¿Qué probabilidades hay de que yo tenga una mutación genética (un gen con una mutación) que pueda aumentar mi riesgo de sufrir cáncer?
  • Además de los genes con mutaciones, ¿qué otras cosas pueden aumentar mi riesgo de sufrir cáncer de seno o de ovario?
  • Si decido no hacerme las pruebas genéticas, ¿qué tipos de pruebas para detectar el cáncer se recomiendan?
  • Si me hago las pruebas genéticas, ¿quién podrá ver los resultados?

Lleva esta lista de preguntas sobre las pruebas genéticas a tu próxima consulta con el doctor.

Piensa en cómo podrías sentirte.

Si estás pensando hacerte las pruebas genéticas para el cáncer de seno o de ovario, primero piensa en la información que podrías recibir y en la forma en que estos resultados te pueden afectar a ti y afectar a tu familia (en inglés).

Aquí hay algunas preguntas que te puedes hacer:

  • Si me hago las pruebas, ¿estaré más angustiada pensando en que me voy a enfermar?
  • ¿Les contaré los resultados de las pruebas a mi esposo o pareja, a mis hijos, al resto de mi familia y a mis amistades? ¿Cómo reaccionarán ante la noticia?
  • ¿Están mis hijos preparados para recibir información que pueda  afectar algún día a su salud? 

El doctor y tú pueden decidir si te conviene ir a una consulta genética o hacerte pruebas genéticas. Sin embargo, sin importar la decisión que tomes, recuerda que toda mujer necesita hacerse periódicamente chequeos médicos y pruebas de detección del cáncer.

Hazte la prueba del cáncer de seno.

Si tienes entre 50 y 74 años, hazte la prueba de detección del cáncer de seno cada dos años. Si tienes entre 40 y 49 años, pregúntale al doctor cuándo debes hacerte la prueba y con qué frecuencia.

Toda mujer sana necesita un chequeo médico anual.

Hazte el chequeo de la mujer sana todos los años. En esta consulta puedes hablar con el doctor o la enfermera sobre pruebas de detección y servicios importantes que te pueden ayudar a mantenerte sana.

Última revisión del contenido: 21 de octubre de 2016 Revisión de contenido

Haz un clic para tener más información sobre este tema.

Comienza hoy con estos pequeños pasos

¿Para quién es la información que estás buscando hoy?

myhealthfinder