Asegúrate de que tu preadolescente esté al día en sus vacunas

Información general

Información general: Introducción

Los doctores recomiendan que los preadolescentes de entre 11 y 12 años reciban unas vacunas importantes para protegerse de enfermedades graves.

¿Qué vacunas necesita mi hijo?

Todo preadolescente necesita las siguientes vacunas.

La vacuna antimeningocócica

La vacuna antimeningocócica protege contra varios tipos de enfermedades causadas por el meningococo, entre ellas la meningitis. La meningitis es una infección muy grave del tejido que rodea al cerebro y la médula espinal. Más información sobre la vacuna antimeningocócica.

Las vacunas contra el virus del papiloma humano

Estas vacunas protegen contra el virus del papiloma humano (VPH), que puede causar varios tipos de cáncer. Se administran desde los 11 o 12 años en una serie de inyecciones que se aplican en el transcurso de varios meses. Más información sobre las vacunas contra el VPH.

El refuerzo de la vacuna triple

El refuerzo de la vacuna triple (Tdap, por sus siglas en inglés) protege contra la difteria, la tosferina y el tétanos. Se administra en una inyección única a los preadolescentes de 11 o 12 años. Más información sobre el refuerzo de la vacuna triple.

La vacuna anual contra la gripe

Recibir esta vacuna todos los años es la mejor manera de protegerse de la gripe.

Siguiente sección 1 de 5 secciones

Información general: Importancia de las vacunas

¿Por qué necesita mi hijo estas vacunas?

Las vacunas pueden protegerlo de enfermedades graves e incluso mortales. Por ejemplo:

  • La meningitis puede causar la pérdida de un brazo o de una pierna, e incluso la muerte.
  • El tétanos puede causar espasmos musculares, problemas respiratorios, parálisis (pérdida del funcionamiento de los músculos) y muerte.
  • El VPH puede causar ciertos tipos de cáncer más adelante.

Algunas enfermedades graves, como la meningitis y la tosferina, se pueden contagiar fácilmente de una persona a otra.

A medida que los niños crecen, algunas de las vacunas que recibieron en la infancia comienzan a perder su efecto. Por eso es importante que reciban el refuerzo de la vacuna triple. Además, los preadolescentes también corren más riesgo de contraer otras enfermedades, como la meningitis, a medida que crecen.

Es importante que todos los niños se vacunen.

Gracias a las vacunas, muchas enfermedades graves de la infancia que antes eran frecuentes ahora no lo son. Sin embargo, las bacterias y los virus (microbios) que las causan todavía existen. Cada persona que no se vacune les da a estos microbios la oportunidad de transmitirse a otras personas.

Entérate de otras vacunas que se recomiendan para los preadolescentes:

Mira este video sobre la vacuna contra el neumococo (en inglés).

Siguiente sección Sección anterior 2 de 5 secciones

Información general: ¿Son seguras las vacunas?

¿Las vacunas pueden causar efectos secundarios?

Por lo general, los efectos secundarios de las vacunas son leves y duran poco tiempo. El efecto secundario más frecuente es dolor o enrojecimiento en el lugar de aplicación. Muchos niños no presentan ningún efecto secundario.

Las vacunas no son peligrosas.

Las vacunas se ensayan durante años antes de que los doctores comiencen a aplicarlas al público en general. Además, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) analizan las vacunas todos los años para verificar que no sean peligrosas. El riesgo de que causen un problema grave es muy pequeño.

Siguiente sección Sección anterior 3 de 5 secciones

Toma acción

Toma acción: Habla con el doctor

Puedes proteger la salud de tu hijo preadolescente asegurándote de que reciba todas las vacunas que se recomiendan.

Pide una cita para que se haga un chequeo anual.

La vacuna antimeningocócica, la vacuna contra el VPH y el refuerzo de la vacuna triple (Tdap) se aplican en el chequeo anual a los 11 o 12 años. Si a tu hijo no le pusieron estas vacunas cuando tenía 11 o 12 años, todavía está a tiempo. Pídele una cita con el doctor para que se las ponga ahora.

Muchos estados exigen que los niños reciban la vacuna antimeningocócica y el refuerzo de la vacuna triple antes de entrar a la escuela.

Quizá ni siquiera tengas que pedir una cita para que le pongan a tu hijo la vacuna anual contra la gripe. Puedes ir a un centro de salud, a una farmacia o al departamento local de salud. Con este localizador (en inglés) puedes encontrar un sitio cercano donde pongan la vacuna contra la gripe.

Avísale al doctor si se presenta alguna reacción.

Es muy poco frecuente que después de recibir una vacuna se presenten efectos secundarios importantes, por ejemplo, una reacción alérgica grave. Antes de que le pongan la vacuna a tu hijo, dile al doctor si tu hijo o algún familiar ha tenido alguna vez una reacción a una vacuna.

Después de que tu hijo reciba una vacuna, obsérvalo atentamente durante unos días. Si ves algo que te preocupa, llama al doctor que le atiende.

Siguiente sección Sección anterior 4 de 5 secciones

Toma acción: Costos y seguro médico

¿Qué puedo hacer sobre los costos?

Según la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (Affordable Care Act, en inglés), los planes de seguro médico deben cubrir el costo de las vacunas que se recomiendan para los niños. Eso significa que tu hijo quizá pueda recibirlas sin que tú tengas que pagar nada.

Habla con tu seguro médico para averiguar qué cubre tu plan. Para recibir más información sobre otros servicios que cubre la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, visita CuidadoDeSalud.gov.

Incluso si no tienes seguro médico, tu hijo preadolescente puede recibir las vacunas.

Sección anterior 5 de 5 secciones

Otros temas que te pueden interesar: