U.S. Department of Health and Human Services

Protégete de la hepatitis B

Información general

Información general: Introducción

El virus de la hepatitis B se transmite de una persona a otra a través de la sangre, el semen (esperma) y los líquidos de la vagina. La madre infectada por la hepatitis B también puede transmitirle la infección al bebé durante el parto.

Algunas personas que contraen la hepatitis B pueden deshacerse del virus. En otras, la hepatitis B se vuelve crónica, es decir, se convierte en una enfermedad que dura toda la vida y que puede causar enfermedad del hígado e incluso la muerte.

Para protegerte de la hepatitis B tienes que hacer lo siguiente:

  • Asegurarte de que tus hijos reciban la vacuna contra la hepatitis B y preguntarle al doctor si tú la necesitas. 
  • Hacerte la prueba de detección de la hepatitis B si estás embarazada o si corres el riesgo de contraer esta infección.
  • Tomar precauciones cuando viajes a países en los que la hepatitis B sea una enfermedad frecuente. 
Siguiente sección 1 de 8 secciones

Información general: La vacuna

¿Tengo que ponerme la vacuna contra la hepatitis B?

La hepatitis B se puede prevenir con una vacuna. La vacuna se recomienda para:

  • Todos los bebés en el momento del nacimiento.
  • Toda persona menor de 19 años que no haya recibido la vacuna cuando era bebé.
  • Los adultos que corran el riesgo de contraer la hepatitis B.

Si crees que corres el riesgo de contraer la hepatitis B, habla con el doctor o la enfermera acerca de ponerte la vacuna. Averigua quiénes tendrían que ponerse la vacuna contra la hepatitis B (ver “¿Quién contrae hepatitis B?”).

Siguiente sección Sección anterior 2 de 8 secciones

Información general: Prueba de detección

¿Debo hacerme la prueba de detección de la hepatitis B?

Todas las mujeres embarazadas tienen que hacerse la prueba de detección de la hepatitis B en la primera consulta prenatal con el doctor. Lee por qué es importante la prueba de detección de la hepatitis B para la mujer embarazada [PDF - 696 KB].

Otras personas necesitan hacerse la prueba si corren el riesgo de contraer la hepatitis B. Tú corres el riesgo si estás en una de estas situaciones:

  • Naciste en un lugar en el que la hepatitis B es una enfermedad común, como Asia o África.
  • Tus padres nacieron en un lugar en el que la hepatitis B es una enfermedad común.
  • Estás infectado por el VIH.
  • Te inyectas drogas.
  • Vives con una persona que tiene hepatitis B.
  • Tienes relaciones sexuales con una persona que tiene hepatitis B.
  • Eres hombre y tienes relaciones sexuales con hombres.
  • Recibes tratamientos de diálisis renal.
Siguiente sección Sección anterior 3 de 8 secciones

Información general: Tratamiento

¿Se puede tratar la hepatitis B?

Sí. El tratamiento de la hepatitis B depende del tipo de infección. Los dos tipos de infección por el virus de la hepatitis B son: aguda (de corto plazo) y crónica (duradera).

Hepatitis B aguda

Cuando una persona se infecta por el virus de la hepatitis B presenta la forma aguda de la enfermedad. Muchas personas que tienen hepatitis B aguda no tienen síntomas ni necesitan tratamiento. Algunas personas tienen síntomas leves que se parecen a los de la gripe.

Solo unas pocas personas con hepatitis B aguda se enferman mucho y tienen que ir al hospital, pero eso no es muy común. En muchas personas, la hepatitis aguda mejora por sí sola en un plazo de 6 meses. 

Los niños menores de 6 años que contraen hepatitis B corren un riesgo alto de presentar hepatitis crónica. Por eso se recomienda que todos los bebés reciban la vacuna contra la hepatitis B.

Hepatitis B crónica

En algunas personas que sufren hepatitis B aguda la infección se vuelve crónica. Esto significa que no desaparece nunca. Las personas que sufren hepatitis B crónica pueden tener que tomar medicamentos para evitar que el virus cause daño en el hígado.

Siguiente sección Sección anterior 4 de 8 secciones

Toma acción

Toma acción: Ponte la vacuna

Toma estas medidas para protegerte y proteger a tus niños de la hepatitis B.

Ponte la vacuna contra la hepatitis B.

Si crees que podrías estar en peligro de contraer la hepatitis B y no te has puesto la vacuna, habla con el doctor o la enfermera acerca de ponértela. 

Usa este localizador (en inglés) para hallar un centro de salud en el que puedas recibir la vacuna contra la hepatitis B.

¿Mi niño necesita la vacuna contra la hepatitis B?

Sí. Se recomienda que todos los bebés reciban la vacuna contra la hepatitis B. Por lo general, se administra en una serie de 3 o 4 inyecciones a partir de nacimiento.

La vacuna contra la hepatitis B también se recomienda para niños y adolescentes que no la hayan recibido cuando eran bebés. Lee cómo mantener al día las vacunas de tus niños.

Siguiente sección Sección anterior 5 de 8 secciones

Toma acción: Costos y seguro médico

¿Qué puedo hacer sobre los costos?

Gracias a la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, (Affordable Care Act, en inglés), la reforma del sistema de salud que se aprobó en 2010, los planes de seguro médico deben cubrir lo siguiente:

  • La prueba de detección de la hepatitis B en toda mujer embarazada, en la primera consulta prenatal
  • La vacuna contra la hepatitis B en ciertas personas que corren el riesgo de sufrir esta enfermedad 

Si tienes Medicare o un seguro privado, averigua qué está incluido en tu plan. Pregunta sobre la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio.

Si no tienes seguro, es posible que de todas maneras puedas recibir la vacuna gratis o a bajo costo.

Si deseas información sobre otros servicios que cubre esta ley, visita CuidadoDeSalud.gov.

Siguiente sección Sección anterior 6 de 8 secciones

Toma acción: Hazte la prueba

Hazte la prueba de detección de la hepatitis B si corres el riesgo de tener esta enfermedad.

Corres el riesgo de tener hepatitis B si estás en una de estas situaciones:

  • Naciste en un lugar en el que la hepatitis B es una enfermedad común, como Asia o África.
  • Tus padres nacieron en un lugar en el que la hepatitis B es una enfermedad común.
  • Estás infectado por el VIH.
  • Te inyectas drogas.
  • Vives con una persona que tiene hepatitis B.
  • Tienes relaciones sexuales con una persona que tiene hepatitis B.
  • Eres hombre y tienes relaciones sexuales con hombres.
  • Recibes tratamientos de diálisis renal.

Usa este recurso por Internet para ver si necesitas hacerte la prueba de la hepatitis B (en inglés). Puedes imprimir los resultados y llevarlos al próximo chequeo.

Siguiente sección Sección anterior 7 de 8 secciones

Toma acción: Precauciones al viajar

Toma precauciones cuando viajes.

La hepatitis B es muy frecuente en ciertas partes del mundo. Si piensas ir de viaje a una zona en la que muchas personas tienen hepatitis B, toma estas precauciones básicas para tener un viaje seguro:

Más información.

Si deseas averiguar más acerca de los síntomas de la hepatitis B, las pruebas para detectarla  y el tratamiento, lee estas preguntas frecuentes sobre la hepatitis B.

Sección anterior 8 de 8 secciones