Consejos para los padres: Meriendas o refrigerios saludables

Consejos para los padres: Meriendas o refrigerios saludables

Las meriendas o refrigerios no tienen por qué ser poco saludables. Hay muchas opciones saludables que proporcionan nutrientes importantes a los niños y les ayudan a controlar el hambre entre comidas.

Pon en práctica estas ideas para preparar refrigerios saludables.

  • Prepara “barquitos de apio relleno” (trozos de apio con crema de maní o cacahuete y uvas pasas)
  • Agrega frutas (frescas, congeladas, secas o enlatadas) al yogur descremado o semidescremado. Busca frutas enlatadas, secas y congeladas que no tengan azúcares agregados.
  • Prepara un batido delicioso con jugo puro de frutas y yogur.
  • Cubre galletas integrales con queso semidescremado.
  • Sirve palitos de verduras (zanahoria, calabacín verde y pimiento) acompañados de hummus (un puré de garbanzos hecho con diferentes especias y aceites).
  • Esparce crema de maní sobre pan integral, galletas de arroz o trozos de manzana.
  • Derrite queso semidescremado en una tortilla de trigo integral para preparar quesadillas. Agrega frijoles negros como toque adicional.
  • Mezcla frutas secas y nueces sin sal con palomitas de maíz reventadas con aire caliente. Acompaña esta mezcla con leche descremada o semidescremada.
  • Sirve totopos (tortilla chips) con salsa “pico de gallo”. Escoge totopos que tengan menos sodio.
  • Prepara una pizza en miniatura. Esparce salsa para espaguetis, verduras picadas y queso semidescremado rallado sobre medio muffin inglés de trigo integral. Mételo al microondas o al horno para que el queso se derrita.
  • Mantén frutas frescas en un lugar de fácil acceso, ya sea en el refrigerador o sobre la mesa. Así, los niños tendrán a mano una alternativa saludable.

Refrigerios saludables para salir de casa.

  • Lleva a mano nueces y frutas secas sin dulce.
  • Empaca verduras o frutas frescas.
  • Lleva palitos de queso semidescremado.
  • Usa recipientes pequeños y reutilizables o bolsas para llevar los refrigerios.

Fija las reglas.

  • Enséñales a tus hijos a pedirte permiso antes de servirse un refrigerio.
  • Coman los refrigerios en la mesa o en la cocina, no frente al televisor.
  • Sirve los refrigerios, como pretzels o palomitas de maíz, en un plato. No dejes que tus hijos coman directamente de la bolsa o de la caja.
  • Tomen agua, leche descremada o semidescremada, o jugo puro de frutas en lugar de gaseosa o de refrescos con sabor a frutas. Los niños pueden tomar media taza o una taza de jugo al día, según la edad que tengan.